Probamos la Vanguard Oslo 37

Probamos la Vanguard Oslo 37

publicidad

Test sin Piedad: ★★★★★ 

La nueva familia Oslo ofrece al fotógrafo el espacio óptimo para alojar todo el material, además de una protección eficaz del equipo. Tras probar la Vanguard Oslo 37, podemos afirmar que presume de un atractivo diseño, una gran resistencia y una enorme versatilidad.

Texto y fotos JOSÉ LUIS ÁLVAREZ VALLEJO

Bajo un poderoso y agradable diseño, la gama Oslo de Vanguard brinda al fotógrafo aficionado un amplio abanico de soluciones para que podamos elegir el modelo más adecuado a nuestras necesidades y a nuestro equipo. La línea Oslo comprende desde bolsas de hombro y bolsas para réflex hasta mochilas tipo sling (como la Vanguard Oslo 37 que hemos probado), todas ellas en tres colores: negro (BK), granate y negro (BY) y, por último, gris y negro (GY).

En todos los modelos que conforman la serie, lo primero que llama la atención es su atractivo diseño, que no deja de lado ningún detalle. También cabe mencionar que cada una de las bolsas y mochilas tiene ajustadas al máximo sus dimensiones, totalmente adecuadas al equipo que queramos transportar, sin espacios o añadidos de más, de modo que se ve reforzada la seguridad de cada uno de los elementos que llevemos en ellas.

Vanguard Oslo 37

Todo lo necesario

Como decíamos, hemos tenido la oportunidad de probar la Oslo 37, que junto a su hermana mayor -la Oslo 47-, conforman las opciones Sling de Vanguard. Fabricada en terciopelo y en poliéster 150D de alta resistencia y durabilidad, la Vanguard Oslo 37 cuenta con unas medidas exteriores de 235 x 175 x 345 mm y un espacio interior útil de 190 x 130 x 180 mm. Su peso de solo 550 gr la convierte en una mochila realmente liviana, algo muy de agradecer, ya que redunda en nuestra comodidad.

En cuanto a su capacidad, tenemos que reseñar, en primer lugar, que se trata de una solución 2 en 1, es decir, dispone de dos espacios claramente diferenciados en su interior. Por un lado, cuenta con un compartimento inferior dedicado al equipo fotográfico, donde podemos transportar una cámara semiprofesional montada con un objetivo, junto a una lente adicional o un flash.

Por su parte, el hueco superior está destinado a albergar accesorios de pequeño tamaño, preferiblemente material no fotográfico, como puede ser una cartera o el móvil. También dispone de una solapa de protección, bajo la cual esconde un pequeño bolsillo con cremallera perfecto para meter cables o unas monedas.

A lo largo de la trasera, y acolchado convenientemente como el resto del interior, se encuentra un espacio donde podemos colocar un tablet de hasta 8 pulgadas. Ya en el exterior, un bolsillo de tamaño medio en su frontal resulta perfecto para guardar la documentación o un plano; en el lateral derecho, además, añade un enganche y un bolso con goma para colocar un minitrípode o un monopie.

Vanguard Oslo 37

Comodidad y facilidad de acceso

Como todos los tiradores de las cremalleras exteriores cuentan con un ancho recubrimiento de goma, el acceso al interior es muy cómodo y eficaz en cualquier situación, incluso aunque llevemos guantes. Al compartimento principal se llega únicamente por uno de sus laterales. Gracias a su naturaleza Sling, no es necesario quitárnosla de la espalda si la llevamos colgada, basta con deslizarla de izquierda a derecha para colocarla sobre nuestro estómago.

En la solapa nos encontramos con otro de los numerosos detalles que hacen tan atractiva a toda la familia Oslo: un par de bolsillos extraíbles para tarjetas. También destaca la posibilidad de quitar el separador entre las dos zonas de la mochila, de modo que, por una parte, ganamos espacio para transportar más material, y por otra, podemos acceder al equipo abriendo la solapa superior. De cualquier forma, la carga máxima de la Oslo 37 es de 4 kg.

En cuanto a la comodidad de transporte, además de añadir un asa de mano para cuando no queramos llevarla colgada, cabe resaltar lo agradable que resulta cargar con ella, gracias a su robusta y flexible trasera reforzada. Sin embargo, en determinados momentos, principalmente si nos movemos con rapidez en situaciones de acción, sí que hemos notado una ligera tendencia a descolocarse, sobre todo si tenemos el peso del equipo mal equilibrado en el interior. El problema puede subsanarse gracias a una pequeña correa que, tras pasarla por el brazo derecho, la ajusta a la perfección, aunque a costa, claro está, de perder rapidez de acceso.

Atención a cada detalle

Si por algo se caracteriza Vanguard es por la atención que presta al diseño de sus productos. En el caso de la Oslo 37, queremos mencionar dos detalles que además de aportar robustez, repercuten en la seguridad del equipo: una bolsa protectora contra la lluvia en un bolsillo específico en la parte trasera, y dos defensas de goma en su parte inferior para protegerla de la abrasión y mantenerla verticalmente al dejarla sobre el suelo.Vanguard Oslo 37

En definitiva, aunque es innegable que la Vanguard Oslo 37 no es una bolsa grande, sí que presenta una larga serie de características que la hacen muy atractiva para el aficionado. Entre ellas, destacan su resistencia, su seguridad y sus numerosos y cuidados detalles, sin abandonar nunca una notable elegancia.

A favor

  • Diseño
  • Resistencia
  • Múltiples detalles

En contra

  • Cierta inestabilidad
  • Colocación de la bolsa de lluvia

MOCHILAS SLING OSLO

 Oslo 37Oslo 47
CapacidadDSLR c/objetivoDSLR c/objetivo
Objetivos1 o 22 o 3
Flash
AccesoriosTodas las tarjetas y baterías adicionales
PortátilTablet 8”Tablet 8”
Trípode
Medidas exteriores235x175x345 mm235x175x415 mm
Medidas interiores190x130x180 mm190x130x250 mm
Peso0,550 kg0,630 kg
PVP59,90 €69,90 €

La mochila Vanguard Oslo 37 tiene un precio de 59,90 euros.

Más información en la web de Vanguard.

publicidad

Escribe tus Comentarios