Test sin Piedad: Huawei Mate 10

Test sin Piedad: Huawei Mate 10

Test sin Piedad: ★★★★★ 

Tras un mes de uso exhaustivo, aquí están nuestras conclusiones -sin piedad- acerca del Huawei Mate 10

Test-review-Huawei-Mate-10

El primer terminal con tecnología de Inteligencia Artificial integrada en el hardware es el Huawei Mate 10. La familia Mate se caracteriza, principalmente, por tener pantallas más grandes. En un momento en el que los usuarios buscan diseños finos y ligeros, los terminales con pantalla grande también tienen su audiencia. Es importante matizar que hablamos de pantalla grande y no de terminales grandes, como veremos a continuación. Desde 2013 aproximadamente, los Mate han ido mejorando en aspectos como el diseño, la ergonomía y la tecnología. De teléfonos grandes y ‘de batalla’ han pasado a ser terminales refinados y asociados con funcionalidades premium. También se han convertido en abanderados de algunos de los avances tecnológicos de Huawei, que posteriormente se introducirán en otras gamas como la P, orientada a un uso fotográfico como argumento diferenciador. En realidad, habría que hablar de ‘los’ Huawei Mate 10, pues en el evento de presentación de Munich el pasado día 16 de octubre vieron la luz tres modelos, el Mate 10 (‘normal’), el Mate 10 Pro y el Mate 10 Porsche Design. En España se venderán el Mate 10 y el Porsche Design, dejando el Mate 10 Pro para otros mercados. Se podrá comprar en otros países de Europa sin demasiado problema, pero en las tiendas en España no, al menos de momento.

 

Mate 10Mate 10 ProMate 10 Porsche Design
ProcesadorHiSilicon Kirin 970, 10 nm con NPU
GráficosMali G72 MP12
RAM4 GB LPDDR46 GB LPDDR4
Almacenamiento64 GB UFS 2.1 + MicroSD128 GB UFS 2.1, + MicroSD256 GB UFS 2.1 + MicroSD
Pantalla5,9’’ LCD IPS, HDR10, QHD
(1.440 x 2.560 px) 16:9
6’’ AMOLED Pentile, HDR10, FHD+
(2.160 x 1.080 px) 18:9
CámarasTrasera dual 20 + 12 Mp f/1.6, OIS, 2x zoom, Leica. Frontal de 8 Mp f/2.0
AudioJack de audio, HiFi Audio.HiFi Audio.
ConectividadWiFi 802.11ac 2×2, Bluetooth 4.2 compatible aptX HD,NFC, GPS GLONASS, infrarrojos, USB-C USB 2.0
Batería4.000 mAh
BotonesHome + Huella dactilar frontal, encendido, volumenHuella dactilar trasera, encendido, volumen
Sistema operativoAndroid 8.0 + EMUI 8
Batería4.000 mAh con SuperCharge
Dimensiones y peso77,8 x 8,4 x 150,5 mm

186 gr

74,5x 7,9 x 154,2 mm

178 gr

OtrosIP53IP67
Precio699 euros799 euros1.395 euros

Es importante señalar que entre el Mate 10 y el Mate 10 Pro (y por ende el Porsche Design, basado en el Pro) hay unas notables diferencias de diseño. Es más, el Mate 10 Pro apenas sí parece un Mate como tal. El Porsche Design es un modelo especial en cualquier caso, y por precio y audiencia no es que sea fácil que se venda en grandes cantidades. En cierto modo no cuenta a la hora de suponer una competencia para el Mate 10 ‘normal’. Pero entre un Mate 10 y un Mate 10 Pro sí hay diferencias importantes que hacen que sea complicado vender ambos terminales como Mate. En el punto de venta, si tuviéramos que explicar ambos terminales a un comprador, sería complicado hacerles ver que ambos son Mate 10. Sin ir más lejos, el Mate 10 Pro es más parecido a un potencial P11 Plus que a un Mate 10. Carece de Jack de audio y tiene pantalla AMOLED de menos resolución que el Mate 10 ‘normal’ y una relación de aspecto súper panorámica de 18:9. Es IP67, eso sí, mientras que el Mate 10 es solo IP53. Con todo, en España tendremos, de momento, el Mate 10 ‘normal’ y el Porsche Design como productos a la venta físicamente en las tiendas.

El Mate 10, un terminal de muy buena factura

Centrándonos en el Mate 10 ‘normal’, estamos ante un ‘Mate’ muy bien acabado en el capítulo del diseño industrial. La proporción entre pantalla y cuerpo, que indica cuan bien aprovechado está el espacio, es excepcional con nada menos que un 81,79%.  A modo de referencia, el iPhone 8 Plus no llega ni al 68% en este parámetro. El Mate 10 deja en la parte superior e inferior de su cuerpo el espacio mínimo necesario para ubicar el lector de huella/botón de inicio y de control y la cámara frontal y uno de los altavoces. En cuanto a los laterales, ocurre otro tanto de lo mismo, por lo que, comparado con el Mate 9 (77,4%), el Mate 10 se hace mucho más llevadero y manejable, e incluso se compara bien con el Huawei P10 Plus (72,39%) y también con el iPhone 10, que lo supera por poco con un 82,35%.

La experiencia de uso con una mano para, por ejemplo, hacer fotos, es muy buena teniendo en cuenta que estamos ante un terminal de 5,9’’ de pantalla. Para personas con manos pequeñas no será una panacea, pero sí mejor que otras propuestas, incluso con pantallas más pequeñas. Además, la resolución QHD y su relación de aspecto 16:9 es perfecta para aprovechar ese tamaño, que se completa con un nivel de brillo de más de 700 nits y compatibilidad con HDR10.

Test-review-Huawei-Mate-10

Dossier sobre inteligencia artificial aplicada a los smartphones, en la versión impresa de Gadget (nº 109)

La ubicación del botón de inicio y huella dactilar en la parte frontal, aunque en última instancia es cuestión de gustos, para nosotros es un acierto. Y más teniendo en cuenta que el botón de inicio / lector de huellas, admite también su uso como administrador de tareas y botón de “atrás” gracias al sistema de gestos integrado. Es pequeño, pero se maneja con agilidad, y la huella se reconoce con rapidez y precisión.

El diseño y el acabado están cuidados, con materiales como el cristal para la carcasa, y un espacio dedicado en la parte trasera para ubicar las cámaras de 12 Mp en color y 20 Mp monocromo con una apertura de f/1.6, siempre con el branding de Leica característico de Huawei desde hace algunas generaciones.

Como valor añadido, se entrega una funda de silicona minimalista y transparente, que no empaña el diseño del terminal, pero añade un plus de protección frente a incidentes imprevistos. Si es severo no habrá salvación posible, pero para los leves, viene bien. Además, la funda de silicona se adhiere mejor en superficies lisas minimizando la probabilidad de que se resbale sin que nos demos cuenta.

Test-review-Huawei-Mate-10

Tecnología mejorada

El Mate 10 incluye, como mayor novedad, la unidad de procesamiento neuronal o NPU integrada en el SoC Kirin 970. El Kirin 970, con una CPU de 8 núcleos hasta 2,4 GHz, con tecnología de fabricación de 10 nm, cuenta con 5.500 millones de transistores y guarda bastantes similitudes con el Kirin 960 en el que se basa, pero con un mejorado chip gráfico Mali G72 de 12 unidades de procesamiento, doble ISP para el procesamiento de imágenes, módem LTE Cat18 compatible con 4,5G y hasta 1,2 Gbps de tasa de transferencia combinada, audio HiFi de 32 bits y 384 Kbps, sistema de archivos UFS 2.1 y compatibilidad con vídeo 4K HDR10 entre otras cualidades.

En cuanto a la cámara trasera, además del ISP dual, la óptica ofrece una luminosidad mejorada de nada menos que f/1.6, perfecta para evitar que la sensibilidad ISO (uno de los peores enemigos de las fotografías en los móviles cuando supera ISO 400) aumente incluso en condiciones de muy poca luz.  La doble cámara color y blanco y negro permite recrear efectos de desenfoque del fondo, o conseguir un zoom 2x sin pérdida de calidad.

La app de la cámara integra, sobre el papel, funciones de inteligencia irtificial tales como la detección de los elementos de la imagen entre los cuales se encuentran gatos, perros o comida, adecuando los ajustes al tipo de elemento detectado.  Decimos “sobre el papel” porque la detección de escenas lleva años siendo parte de los modos automáticos de las cámaras y la detección de elementos tales como personas, perros, gatos o comida no es un argumento con un efecto wow exagerado.

Los modos especiales, tales como el de Estela de Luz, Pintura con Luz, Aguas Suaves o Foto Nocturna no son nuevos, pero son muy llamativos en cuanto a los resultados que se obtienen con ellos. Eso sí, mejor si usamos un trípode para hacer este tipo de capturas que precisan de un tiempo de exposición prolongado.

El sistema de archivos del terminal es de tipo UFS 2.1, o lo que es lo mismo: súper rápido manejando ficheros, y sus 64 GB de memoria interna dan para mucho en condiciones normales. Existe la posibilidad de usar una tarjeta de memoria MicroSD para ampliarlos, todo sea dicho.

Test-review-Huawei-Mate-10

Rendimiento ‘convencional’ no inteligente elevado

El rendimiento “convencional” del Mate 10 (a falta de optimizaciones para la NPU)  es muy bueno y a la altura de otros terminales premium del mercado recién salidos a las tiendas como quien dice. Con todo, a pesar de tener un precio que no se puede calificar como económico, sí que está bien posicionado y se presenta como muy competitivo al estar en los 699 euros.

El Kirin 970 arroja resultados notablemente altos en las pruebas de rendimiento sintéticas usadas habitualmente en los bancos de pruebas con benchmarks. La optimización del proceso de fabricación de 10 nm, junto con la mejora del procesador gráfico entre otras mejoras a nivel de Silicio, ponen a este SoC entre los más potentes del momento.

Pruebas como Antutu, GeekBench 4.1, 3D Mark o PC Mark avalan este posicionamiento en la parte alta de las tablas de resultados, con buen comportamiento del sistema de almacenamiento y de la parte de los gráficos gracias al flamante Mali G72.

Huawei Mate 10
(Kirin 970)
Huawei P10 Plus
(Kirin 960)
Samsung Galaxy Note 8
(Exynos 8895)
Nokia 8
(Snapdragon 835)
Antutu
  Total174999116637174518171605
  3D65017319277402568181
  UX60488426825300553818
  CPU37088319543700538644
  RAM12406100741018310962
3D Mark
  SlingShot Extreme3014116926063510
  Vulcan1121424271292800693180
  OpenGL ES 3.01045131899356234164680
PC Mark
  Work 2.06992593449706781
  Computer Vision3342312437443455
  Almacenamiento111651261942254573
  Work631373087852
GeekBench 4
  CPU single1881186919961912
  CPU multi6476452963106482
  Compute958596727927
Androbench
  Lectura secuencial MB/s764,77690,8776678,66
  Escritura secuencial MB/s81,731,53120,3184,13
  Lectura aleatoria37106 IOPS / 144,94 MB/s39699 IOPS / 155,07 MB/s32098 IOPS / 125,38 MB/s38223 IOPS / 149,3 MB/s
  Escritura aleatoria31316 IOPS / 122,33 MB/s8159 IOPS / 31,87 MB/s3567,25 IOPS / 13,94 MB/s3763 IOPS / 14,69 MB/s
  SQL Lite Insert QPS149117201159339
  SQ Lite Update QPS176628291861477
  SQL Lite Delete QPS254223572236564

La IA, una cuestión de fe

La parte de la inteligencia artificial, de momento, es una cuestión de fe. Salvo la funcionalidad de detección de elementos en una escena en la cámara, donde se identifican perros, gatos, comida o texto entre otros escenarios, el resto de habilidades inteligentes dependientes de la NPU no son fáciles de calificar como mejoras respecto a experiencias similares con otros dispositivos móviles sin IA. Ni siquiera la aplicación Translator de Microsoft, supuestamente optimizada nativamente para que funcione más rápido en el Mate 10, muestra un funcionamiento superior claramente.

En benchmarks como PC Mark, donde hay pruebas específicas de reconocimiento de imágenes con TensorFlow, los resultados no son mejores por tener la NPU. Es lógico, todo sea dicho, ya que para ello FutureMark debería usar las APIs correspondientes para beneficiarse de la presencia de la NPU del Kirin 970. Lo normal será que en cuestión de semanas o meses empiecen a aparecer aplicaciones que se beneficien de la aceleración por hardware para ejecutar apps de Machine Learning a través de, por ejemplo, la NPU de Huawei en vez de usar la CPU convencional.

 

Test-review-Huawei-Mate-10

Una cámara muy refinada

El apartado fotográfico suele estar más cuidado en los terminales de la gama P que en la de los Mate, pero el Mate 10 lleva un paso más allá la tecnología dual Leica, aumentando la luminosidad respecto al P10 Plus y llegando a f/1.6 de apertura. La combinación de un sensor de 12 Mp RGB y otro de 20 Mp monocromo permite hacer fotos de gran calidad sin renunciar a efectos tales como el desenfoque de fondo o el zoom 2x sin aparente pérdida de calidad.

Además, permite sacar fotos en color de 20 Mp combinando la información de color del sensor RGB de 12 Mp con la de luminosidad del sensor monocromo, consiguiendo fotos en color de 20 Mp con un detalle y nitidez notablemente altas. Las fotos en color nativas son de 12 Mp, pero gracias a la fusión de la información de color del sensor RGB y los 20 Mp del sensor monocromo se consiguen fotos en color muy honestas, aunque siempre teniendo en cuenta que se trata de un color procesado.

Las ráfagas consiguen captar detalles de movimiento en escenas de acción, y el vídeo 4K está logrado en cuanto a calidad y permite capturar fotogramas mientras se graba. La detección inteligente de elementos en la foto es un buen argumento de ventas, pero no es lo mejor de la cámara, que consigue alcanzar sus cotas más altas de calidad en los modos manuales, limitando la ISO a valores bajos aprovechando la alta luminosidad de la óptica. En los modos asistidos para hacer fotos nocturnas, fotos de rastros de las luces de los coches en movimiento, o para capturar agua en movimiento confiriendo a la toma una apreciada estética de tipo ‘seda’, por poner algunos ejemplos, los resultados son espectaculares a poco que se controle la técnica mínimamente y uses un trípode. Es posible capturar fotos en RAW, aunque ten en cuenta que el espacio en la memoria de almacenamiento interno se agotará rápido si trabajas con este modo de fotografía.

Habilidades multimedia logradas

La pantalla IPS LCD tiene un brillo apto para su uso a plena luz del día. Y además es compatible con HDR10. No es que se note mucho el HDR, la verdad, pero interpreta correctamente los metadatos de este tipo de contenidos y lo muestra de un modo agradable para la vista sin que se aprecien artefactos de color en el visionado. No esperes el 100% de cobertura del espacio de color NTSC, quedándose en el 96% mientras que el Pro y el Porsche Design, con pantalla OLED, alcanzan el 112%. No es un problema grave en cualquier caso, y la experiencia de visionado de contenidos multimedia es honesta y suficiente.

El sonido es compatible con Audio HiFi, y la conexión Bluetooth 4.2 contempla códecs como aptX HD para auriculares BT que sean compatibles con él. Se nota y se agradece, teniendo en cuenta que el eslabón débil de la cadena en el audio inalámbrico son los códecs que emplea la conexión Bluetooth.

Se agradece mucho que el Mate 10 no haya prescindido del Jack de audio, como sucede con el Pro y el Porsche Design. El audio inalámbrico es genial, pero de momento los auriculares con cable son los que funcionan siempre y ofrecen la experiencia de audio HiFi si los auriculares son compatibles, claro está. Los altavoces integrados suenan medianamente bien, con un volumen bastante alto, pero no tanto como, por ejemplo, el ZTE Axon 7. Hacen su trabajo, pero sin florituras en los graves, sin ir más lejos.

El sistema: Android 8 y EMUI 8

La versión del sistema operativo en el Mate 10 es Android 8. Es uno de los primeros terminales que usan esta flamante versión del SO de Google, aunque se acompaña de la capa de personalización habitual en Huawei: EMUI. Huawei ha optado por adelantar un par de versiones para adaptarse a la nomenclatura de Android, así que ha pasado de EMUI 5.1 a EMUI 8 de un salto. EMUI 8 es una capa de personalización en la que Huawei ha puesto un gran interés como elemento diferenciador que aporta valor añadido a sus terminales. Incluye opciones de configuración y optimización del sistema que facilitan el mantenimiento del telefono y, además, es de esperar que empiece a integrar funcionalidades relacionadas con la IA. Ahora mismo, supuestamente, ya integra algoritmos de aprendizaje para, por ejemplo, optimizar el consumo de energía dependiendo del uso que cada cliente hace del terminal. Pero no tenemos ningún método fácil para ratificarlo de un modo científico a partir de pruebas de rendimiento.

La sincronización con la recién estrenada nube de Huawei está planteada como opción, pero España no está aún dentro de los países en los que está activa la plataforma cloud de Huawei, Huawei Cloud. Tampoco existen opciones para que el aprendizaje que EMUI 8 haga sobre cada usuario durante el tiempo que esté usando el dispositivo, sean semanas o meses, se almacene en la nube para que podamos recuperarlo en otro dispositivo en caso de rotura, avería o pérdida.

Una incorporación a la interfaz de usuario dependiente de Android 8 es la del uso del gesto de pulsación larga sobre un icono para acceder a su menú contextual. Así, podremos acceder a funciones como hacer un selfi desde el icono de la cámara pulsando largo sobre él, o redactar un correo si hacemos lo propio sobre el de correo, por poner dos ejemplos rápidos. También tenemos modos multitarea con pantalla partida, que ya estaban presentes en EMUI 5.1, todo sea dicho, y se mantienen en EMUI 8.

Modo de escritorio, pero sin docking

La experiencia PC también es posible en el Mate 10. Siguiendo la iniciativa de Samsung con su docking DeX, que convierte al Galaxy S8 y al Note 8 en equipos de escritorio conectando la docking a un monitor, un ratón y un teclado, Huawei ha incluido esta opción en los Mate 10, pero sin docking. Solo se necesita un cable USB-C a HDMI, DP o USB-C dependiendo del monitor que usemos y su conectividad, así como un teclado y un ratón Bluetooth. Si no los tenemos, el propio Mate 10 puede hacer las veces de ratón y teclado. Si los tenemos, el Mate 10 seguirá funcionando como teléfono sin interferir en la experiencia de escritorio.

Usando un cable USB-C si el monitor lo permite, o un dongle que admita entrada de energía, podremos cargar el Mate 10 mientras estamos conectados en modo de Escritorio. Hay apps que ya están optimizadas para el modo de pantalla completa, pero en otros casos se usará una versión en ventana de la versión para Android. Todo un acierto de Huawei, que simplifica la puesta a punto y la experiencia de uso del modo de escritorio. Sin ir más lejos, en muchos hoteles hay conexiones HDMI y USB listas para convertir la tele de la habitación en una pantalla donde mostrar el área de trabajo de nuestro Mate 10 y trabajar en pantalla grande. Y no solo para trabajar, sino también para ver fotos, películas o ver vídeos de YouTube o escuchar música. Pero en pantalla grande y, como colofón, usando opcionalmente el terminal como ratón y teclado si no tenemos estos dispositivos a mano.

Usando el Mate 10

El Mate 10 entra por las manos. Por los ojos también, pero su ergonomía es fantástica y el nivel de rendimiento no tiene nada que envidiar a terminales varios cientos de euros más caros que este. Se lleva bien en los bolsillos al ser bastante más corto que el Mate 9, e incluso que el P10 Plus. Es un terminal ancho con una relación de aspecto 16:9, lo cual se agradece para un uso cotidiano del terminal, pero al tener tan poco marco, compensa este aspecto.

En terminales más de tipo multimedia, una relación de aspecto como 18:9 es óptima, pero los usuarios de la familia Mate, en general, buscan características más estándar y sin florituras. Experimentos con gaseosa como se suele decir. Y los Mate no son para experimentar: son para usar.

La precariedad de las funciones de IA son un punto cuestionable en el Mate 10, pero aún sin ellas, el Mate 10 es un señor terminal con argumentos muy sólidos para encajar en el ecosistema digital de cualquier usuario que busque un teléfono solvente, bien hecho y todo terreno.  Los componentes principales, como la pantalla, la cámara, la conectividad, el sonido o la ergonomía no decepcionan y están muy bien resueltos. Puestos a buscar carencias, se echa de menos la certificación IP67 en vez de la IP53, por ejemplo. El Mate 10 resistirá a lluvia sin problemas, que eso no te preocupe.

La autonomía no es fácil de cuantificar. Cuanto mejor es un smartphone, más se usa y menos durará la batería. Los 4.000 mAh del Mate 10, en condiciones de uso estándar, durarán un día sin problema. Para un uso moderado, puede llegar a los dos días, aunque bajo condiciones de uso intensivo, la cruda realidad es que no llegará al final del día. Si se usa habitualmente la cámara, se consulta el correo, se alimentan las redes sociales, se editan fotos, se hacen llamadas o se usa la mensajería instantánea, ya sea WhatsApp, Messenger, WeChat o SnapChat, la batería habrá que cargarla en algún momento de la tarde. A cambio, la tecnología de carga rápida es muy rápida y, en media hora, nos dejará con más del 50% de energía en la batería.

Test-review-Huawei-Mate-10

Un terminal de bandera, incluso sin IA

El Huawei Mate 10 es un teléfono muy solvente. Un todo terreno apto para abordar todo tipo de tareas cotidianas gracias a su buen hacer en apartados como el diseño, la ergonomía, la tecnología y el precio. Es un terminal grandote, pero Huawei ha hecho un gran esfuerzo reduciendo al máximo los espacios muertos alrededor de la pantalla. No es una pantalla del todo infinita la que tiene, pero cumple con su labor más que correctamente y sin sacrificar nada por el camino, salvo la certificación IP67.

La inteligencia artificial está recién estrenada en movilidad como quien dice, al menos en la parte del terminal, porque en la de la nube ya llevamos años disfrutando de ella de un modo u otro. Si los desarrolladores de aplicaciones y la propia Huawei con su capa EMUI  8 y siguientes consiguen que la NPU se use como está previsto, será un argumento más a favor del Mate 10, desde luego. De momento, sin IA de por medio, es un terminal igualmente recomendable con madera de ‘machaca’ digital para facilitarnos muchas tareas cotidianas, hacer muy buenas fotos y vídeos, consumir contenidos multimedia e incluso trabajar.

Sobre el Mate 10 Pro y el Porsche Design, no es fácil concluir nada sin probarlos. Son suficientemente distinto al Mate 10 normal como para que no sea fácil extrapolar conclusiones a partir del Mate 10 ‘normal’. El Porsche Design por su parte, tiene un precio suficientemente alto como para que se le valore más por su estética, materiales e imagen de marca que por la tecnología propiamente dicha.

www.huawei.es

Aquí tienes unas fotos de muestra realizadas con la cámara dual posterior del Huawei Mate 10 (autor: Manuel Arenas):

 

 

Escribe tus Comentarios

Leave a Reply