Probamos la mochila Tri Backpack de Manfrotto

Probamos la mochila Tri Backpack de Manfrotto

publicidad

Test sin Piedad: ★★★★☆ 

Dentro de su gama Advanced, Manfrotto nos propone la línea Tri Backpack, que ofrece un transporte cómodo y personalizado

En ocasiones, parece complicado imaginarse cómo se puede dar un paso más en algo tan aparentemente sencillo como una bolsa fotográfica. Sin embargo, eso es lo que ha conseguido Manfrotto con las nuevas mochilas Tri Backpack de la famila Advanced. Se trata de tres modelos de naturaleza mixta que ofrecen diferentes formas de transportarlas y de acceder al material según las necesidades de cada momento. Y todo ello sin descuidar la resistencia de sus materiales y la seguridad para la cámara y los accesorios.

Práctica por dentro y por fuera

Con un diseño más que atrayente, esta gama de mochilas fabricadas con nylon de alta firmeza que repele la lluvia, pone a nuestro servicio notables prestaciones. Nosotros hemos probado el modelo mediano de la familia, la Tri Backpack M que, al igual que las otras versiones, tiene una naturaleza híbrida: es un modelo 2 en 1 a la vez que Sling, por lo que es bastante más alta que ancha.

Con poco más de un kilogramo de peso, la Tri Backpack M dispone de un compartimento superior de una capacidad mayor a la que suelen ofrecer otros modelos de su categoría. Podemos aprovechar este espacio para alojar materiales que no sean fotográficos o, si liberamos la solapa entre ambos compartimentos, es posible usarla como una mochila tradicional. Asimismo, bajo la tapa encontramos un bolsillo con cremallera que sirve para guardar pequeños accesorios.

Detalles que se agradecen

El compartimento principal es la prueba perfecta de la “obsesión” de Manfrotto por proteger nuestro equipo, ya que las almohadillas separables son bastante robustas. Tiene capacidad para albergar una cámara de gama media montada con su objetivo, además de 3 o 4 lentes más y algún accesorio adicional.

Separado por un almohadillado cerrado con velcro y en paralelo a la espaldera, encontramos un apartado interior específicamente pensado para llevar un ordenador de hasta 11 pulgadas. En su parte exterior, la Tri Backpack M cuenta con más bolsillos, dos en los laterales y otro plano en el frontal. Echamos en falta en ellos algún separador, sobre todo para las tarjetas de memoria -solo dispone de uno colocado en un almohadillado interior-.

Otros detalles a destacar son la posibilidad de enganchar un trípode mediano en la parte delantera, el asa de mano y la resistente bolsa de lluvia. Sin embargo, debemos mencionar la falta de defensas en la base, que aumentarían su protección y la estabilidad cuando la ponemos en el suelo.

Tres formas de llevarlaManfrotto Advanced Tri Backpack

Llegamos al punto fuerte de la familia Tri Backpack: el transporte; en el caso de esta mochila, resulta bastante cómodo tanto por su espaldera transpirable como por la anchura de sus hombreras. Pero lo verdaderamente notable es que podemos modificar esa forma de transportarla según el tipo de fotografía que estemos haciendo o las necesidades de cada ocasión.

Es posible llevarla del modo tradicional -con las dos bandas en paralelo-, cruzarlas en cruz a la espalda o bien transformarla en Sling, con un asa cruzada, a la derecha o a la izquierda según nos resulte más cómodo. De esa forma, se accede al material girándola hacia delante sin tener que quitárnosla. Si vamos a usarla en modo Sling, debemos cuidar especialmente la colocación del equipo para acceder cómodamente a él, aunque hemos comprobado que no tiene tendencia a desequilibrarse.

En este modelo resulta muy rápido el acceso a su interior gracias a dos detalles: todos los tiradores son de metal -lo que favorece una apertura ágil- y algunos bolsillos disponen de cremalleras dobles, de modo que no tenemos que abrirlos completamente si no es necesario. Además, el compartimento principal cuenta con un cierre de seguridad a cada lado que sirve de tope e impide aperturas accidentales.

Conclusiones

Si características tales como el diseño, la facilidad de acceso y la resistencia de sus materiales no son suficientes motivos para que esta familia de mochilas atraiga al fotógrafo -tanto aficionado como profesional-, la gama Tri Backpack presume de un valor añadido: la gran adaptabilidad de transporte, que personaliza su uso en cada momento convirtiéndola de este modo en una mochila todoterreno.

A FAVOREN CONTRA
  • Personalización del trasporte.
  • Resistencia.
  • Protección del equipo.
  • Sin protecciones inferiores.
  • Sin bolsillos específicos para tarjetas.

La mochila Manfrotto Advanced Tri BackPack M tiene un P.V.P. de 123,15 euros.

Gama Tri Backpack

 Small (S)Medium (M)Large (L)
Capacidad1 réflex media + 3 lentes1 réflex media + 4 lentes1 réflex grande + 7 lentes
Trípode
Medidas exteriores41 x 22 x 21 cm43 x 25 x 25 cm46 x 33 x 26 cm
Medidas interiores39 x 18 x 14 cm41 x 20 x 17 cm44 x 29 x 18 cm
Peso0,980 kg1,25 kg1,57 kg
PVP102,60 €123,15 €153,95 €

Más información en la web de Manfrotto o en la web de Disefoto, distribuidor de la marca en nuestro país.

Texto y fotos JOSÉ LUIS ÁLVAREZ VALLEJO

publicidad

Escribe tus Comentarios