Manfrotto 290 Light: Multiplica la ligereza

Manfrotto 290 Light: Multiplica la ligereza

publicidad

Test sin Piedad: ★★★★☆ 

A su ya extensa familia 290, Manfrotto añade ahora el modelo 290 Light, dirigido a los fotógrafos inquietos que no quieren cargar con un peso excesivo. Estamos ante un trípode que, sin dejar de lado la robustez, ofrece una serie de prestaciones que lo convierten en un buen compañero de viaje.

Texto y fotos JOSÉ LUIS ÁLVAREZ

El nuevo Manfrotto 290 Light está encuadrado por la propia marca en la categoría de ‘trípodes con cabezal’, es decir, los que traen la rótula de serie, de manera que su estructura garantiza la máxima integración entre ésta, la columna y las patas. Dentro de la gama 290, el modelo que nos ocupa es el más pequeño. Hemos trabajado con el kit que viene acompañado por la rótula de bola 494 RC2, aunque también está disponible con el modelo 3 Way Head, que ofrece mayor cantidad de movimientos y aumenta la precisión.

El 290 Light pesa poco más de un kilo y medio y mide 56,3 cm plegado, alcanzando los 144 cm cuando extendemos al máximo la columna central. Puede resultar un tanto pequeño y algo incómodo de usar para personas muy altas, pero sus reducidas dimensiones nos invitan a llevarlo a todas partes.

Manfrotto 290 Light

En cuerpo y alma

Tanto la columna como las patas están fabricadas en aluminio de alta resistencia y durabilidad. Este trípode dispone de patas con tres secciones que se liberan a través de unas anchas y cómodas palancas por presión. Además, incluyen tornillos ajustables con los que contrarrestar los efectos de desgaste que produce el uso y el paso del tiempo, aumentando así su vida útil.

Junto a esto, el Manfrotto 290 Light ofrece la posibilidad de angular las patas individualmente mediante un ergonómico elemento rotatorio. Aunque únicamente pueden ajustarse a 23 y 51º, estas opciones resultan más que suficientes para un aficionado medio que no se dedique con asiduidad a fotografías que requieran este tipo de postura. Cabe indicar que las patas disponen de unos anchos pies de goma que aumentan la estabilidad. Además, una de ellas cuenta en su parte superior con un recubrimiento de goma que facilita el agarre y el transporte, para el que, por cierto, hemos echado de menos una bolsa.

Manfrotto 290 LightEn cuanto a la columna central, una tecla modifica rápidamente su altura con facilidad. Con solo liberarla mediante el pequeño -pero cómodo- botón de ajuste y quitando un tapón de su parte inferior, volteamos el equipo para colocarlo hacia abajo, de modo que podemos realizar tomas a ras de suelo con la misma fiabilidad que situado en su parte superior, siempre que no excedamos su carga máxima de cuatro kilos. Sin embargo, al contar solo con dos ángulos variables, en ocasiones la composición resulta algo difícil según qué lente estemos usando.

Sobre la rótula que incluye el kit, el modelo 494 RC2 es un mini cabezal de bola con tan solo 320 gramos de peso y fabricado en aluminio. Se trata de un accesorio muy compacto y robusto que ofrece la posibilidad de realizar movimientos esféricos y panorámicos con una notable rapidez y una gran estabilidad. Estos ajustes se realizan después de aflojar una o las dos teclas con las que cuenta, de muy buen tacto y situadas una frente a la otra, lo que hace más cómodo su uso. Asimismo, dispone de una zapata de liberación rápida para colocar o separar el equipo en un solo paso. Algo que nos gusta especialmente es que, para adaptar el cuerpo, cuenta con una anilla, sin necesidad de emplear la dichosa moneda que no siempre tenemos a mano.

Conclusión

Después de haber usado el 290 Light en diferentes terrenos, sobre todo urbanos, hemos comprobado tanto su notable resistencia como su buena firmeza. En situaciones donde el paso de gente a nuestro alrededor mientras estábamos trabajando podía haber afectado a su estabilidad, ha ofrecido una destacable seguridad.

En pocas palabras, hay que decir que con este modelo, Manfrotto ha conseguido un trípode dirigido al aficionado que no quiere excederse en el peso de su equipo, pero que necesita seguridad cuando toma sus imágenes. En definitiva, un complemento robusto, ligero y versátil para entrar de lleno en la fotografía más creativa.Manfrotto 290 Light

A FAVOR

  • Tamaño compacto
  • Gran estabilidad
  • Peso ligero

EN CONTRA

  • Sin bolsa de transporte
  • Sólo dos ángulos

El Manfrotto 290 Light tiene un P.V.P. de 149 euros.

Más información en la web de Manfrotto o en la web de Disefoto, su distribuidor en España.

publicidad

Escribe tus Comentarios