Canon EOS M: Cara y con limitaciones

Canon EOS M: Cara y con limitaciones

publicidad

Test sin Piedad: ★★★½☆ 

Canon-EOS-M-Red
La cámara Canon EOS M presenta un diseño bastante acertado pero, si se compara con los modelos de la competencia que ya hay en el mercado (como no puede ser de otra manera) es cara y con demasiadas limitaciones.

Muchos consideran que Canon se ha confiado demasiado pensando que las cámaras compactas de objetivos intercambiables sólo serían una moda pasajera. Durante casi cinco años han mirado a otro lado mientras marcas como Sony, Panasonic, Fujifilm y Olympus han desarrollado excelentes sistemas fotográficos con una calidad de imagen sobresaliente para cualquier aficionado avanzado. Incluso su archirrival Nikon se decidió a lanzar un sistema un año antes de que Canon, por fin, se diese cuenta de su error. Por eso, esta Canon se enfrenta a un duro panorama.

Un gran sensor no hace grande a la cámara

Canon ha apostado por utilizar un sensor similar al usado en algunas de sus EOS réflex más básicas con una doble intención. Por un lado, juega con la idea de que un sensor grande es mejor que uno pequeño, y eso es relativamente cierto, siempre y cuando se sepa sacar provecho de todo su potencial. En el caso de la M, las imágenes obtenidas no son todo lo buenas que cabría esperar. Lo cierto es que la culpa es de un cúmulo de detalles. La otra idea de Canon es que el sistema M sea compatible mediante un adaptador con los objetivos de las cámaras réflex EF y EF-S. El problema es que, pese a que el funcionamiento es correcto, al final se pierde la ventaja de un equipo compacto y ligero, ya que los objetivos de la gama réflex son notablemente más pesados y grandes.
Canon-EOS-M

El diseño manda

Con acabados en rojo, blanco, plata o negro, Canon ofrece una cámara bonita y agradable a la vista a la que sólo se le puede reprochar una ergonomía algo justita. La evidente ausencia de botones físicos puede quedar bien desde el punto de vista del diseño, pero pasa factura en la usabilidad. Su construcción es bastante sólida y compacta. De hecho, la propia marca la proclama como la mirrorless más pequeña del mercado, pero no es cierto ya que otros modelos, en especial las Sony NEX, son realmente más compactas. Para compensar esta mentirijilla, recupera un práctico y rápido sistema de anclaje de la correa basado en una especie de remaches sobredimensionados.

Pocas opciones de control

Queda claro que Canon quiere vender la EOS M a un público donde el aspecto y la marca son más importantes que los resultados fotográficos. El acceso a los modos de exposición y controles básicos requiere dos o tres pasos a través de la pantalla táctil -sin opción de botones o diales físicos- y con unos botones virtuales algo pequeños. En la práctica, termina siendo más fácil y rápido poner el modo automático A+, el cual, por cierto, no permite usar los filtros creativos. Será difícil encontrar un aficionado a la fotografía que no eche de menos un acceso más rápido a alguna herramienta.
Canon-EOS-M-black

En busca de objetivos

La serie M trae bajo el brazo una nueva gama de objetivos EF-M, pequeños y compactos. De momento, sólo están disponibles dos ópticas, un zoom 18-55 mm f/3.5-5.6 y un 22 mm f/2.0 (equivalentes a un 28-88 y un 35 mm respectivamente). Ofrecer sólo dos ópticas nos parece algo ilógico para una apuesta de esta envergadura en una marca como Canon.

El enfoque se puede realizar de tres formas, usando el modo AF, de modo manual con el aro del objetivo y de forma táctil seleccionando sobre la pantalla el punto de interés. Esta última ofrece una opción innovadora aunque no exclusiva. Sin embargo, el innovador sistema de autoenfoque dual (por fase y contraste) aún tiene margen de mejora, siendo ligeramente más lento que el de otros modelos. Si a esto se le une el retardo producido por las correcciones y el procesamiento de software de cada imagen, se obtiene como resultado una cámara algo lenta de reacción, detalle más evidente si se captura en modo combinado RAW+JPEG.

Conclusión

La EOS M no es una mala cámara, ni mucho menos, pero llega tarde a un mercado donde el resto de las marcas ofrecen mejores modelos, más evolucionados, más rápidos, más baratos y con más objetivos a disposición. Canon se queda sin argumentos diferenciales, más allá del diseño o el amor a la marca, para vender su apuesta mirrorless. Y también tiene en su contra que a una marca líder siempre se le exige lo mejor cuando da muestras continuas de que es capaz de conseguirlo.

Juan Castromil

  • Precio:  800 euros (18-55 mm).
  • Más información sobre la cámara Canon EOS M en www.canon.es.

  • Ficha Técnica

    • Sensor CMOS APS-C de 18 Mp.
    • Pantalla táctil de 3" ClearView II 1.040 k.
    • Sensibilidad entre 100-25.600 ISO.
    • Montura Canon EF-M.
    • Procesador DIGIC 5 de 14 bits.
    • Vídeo 1.080p (60 fps).
    • 109 x 67 x 32 mm / 298 gr
  • También nos Gusta

    • Cuerpo compacto.
    • Las líneas de diseño.
    • Bajo ruido en ISO altos.
    • Diferentes colores.
    • Sistema de anclaje de la correa.
  • Tampoco nos Gusta

    • La velocidad del AF.
    • Su baja nitidez.
    • Interfaz táctil mejorable.
  • publicidad

    Escribe tus Comentarios