Volkswagen Passat 2015: review en español. Lo más cercano a un coche autopilotado

Volkswagen Passat 2015: review en español. Lo más cercano a un coche autopilotado

publicidad

El Volkswagen Passat versión 2015 integra diversas tecnologías que suponen un paso intermedio entre la conducción como la conocemos hoy en día, con la intervención necesaria de un humano al volante, y la autopilotada, en la que el propio vehículo se ocupa de… Todo.

Volkswagen_Passat_2015_a_4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los coches autopilotados son una realidad de funcionamiento eficaz empíricamente desmostrado y que sólo precisan salvar dos obstáculos: la permisividad legislativa y cierta confianza por parte de los usuarios. Es muy posible que tú, lector, hayas viajado ya en un tren sin conductor (a lo mejor, sin ser consciente de ello), pero ¿lo harías en un coche sin él, que “fuese sólo”? La diferencia entre la presencia de raíles en el primero y su ausencia en el segundo marca el lógico escepticismo.

Sin embargo, distintas marcas del mundo del motor han hecho ya pruebas concluyentes en torno a que los vehículos por carretera (turismos e, incluso, camiones-trailer) pueden circular de manera autopilotada con resultados de ausencia de accidentes.

Hemos tenido la oportunidad de probar el Volkswagen Passat 2015, concretamente, el modelo 2.0 TDI de 150 cv y cambio DSG de seis velocidades. Cuando realizamos pruebas de coches, en virtud del carácter de nuestra publicación, relegamos sus prestaciones mecánico-dinámicas a un segundo plano, y nos fijamos en sus cualidades tecnológicas; no obstante, es de recibo destacar la extrema suavidad de conducción que proporciona este Passat, acompañada por un propulsor que combina a la perfección potencia y unos niveles de consumo espectacularmente bajos.

Volkswagen_Passat_2015_a_3

Pero, lo dicho, vamos con sus detalles tecnológicos. En este sentido, la unidad que Volkswagen España nos cedió para test venía con todo el equipamiento posible. Entre todos los recursos a disposición, comentamos los que nos han parecido más interesantes y que confirman el titular de este post, que puede parecer para algunos una pizca amarillista.

Lane Assist
Se trata de un complejo sistema que parte de una cámara ubicada entre el retrovisor y el parabrisas y que se ocupa de leer las líneas blancas del asfalto. Esta tecnología, activa a partir de 65 km/h, detecta que el vehículo está en proceso de cambio de carril y avisa al conductor de la circunstancia mediante señales visuales en los retrovisores exteriores (luces parpadeantes) y sonoras en el habitáculo. Se trata de una dinámica inteligente porque detecta cuándo ese cambio de carril no es voluntario, bien porque el conductor no haya activado el intermitente oportuno o porque tampoco ha ejercido sobre el volante la fuerza precisa que indica su intencionalidad. Si tras alertar del desvío de carril mediante luz y sonido no hay una corrección en la direccción por parte del conductor, el Lane Assist ejerce una vibración sobre el volante y una ligera resistencia sobre la dirección para evitar el desvío; si aun y todo no hay reacción, el propio sistema interviene en la marcha, corrige la dirección y mantiene el vehículo entre las líneas delimitadoras del carril.

Un detalle importante es que este sistema Lane Assist se encuentra activo siempre que detecte que el conductor sigue ejerciendo un control real sobre el vehículo: si advierte que no tiene las manos sobre el volante o que las tiene pero con un agarre demasiado ligero, avisará que tome la dirección de manera firme porque, de otro modo, el Lane Assist se desactivará al cabo de unos segundos. Efectivamente, el sistema ayuda al conductor pero no sustituye de manera permanente la dirección.

Asimismo, si hay una activación del intermitente o un giro decidido del volante, el Lane Assist interpreta la voluntariedad del cambio de carril y no ejerce resistencia sobre la dirección ni intenta mantener el vehículo en el carril.

En nuestras pruebas, su funcionamiento ha sido eficaz en la mayor parte de los casos. Hay que tener en cuenta que no siempre las líneas blancas del asfalto se encuentran en perfecto estado de ‘pintura’, detalle que afecta a su detección. Asimismo, en curvas demasiado cerradas, aun funcionando el sistema, la corrección de la dirección genera sensación de que se puede ir el coche… Finalmente, no sucede, pero el susto ahí queda. Sin embago, en autovías con las líneas bien pintadas, el sistema transmite una sensación de seguridad máxima y una excelente diligencia.

Volkswagen_Passat_2015_a_2

Front Assist
Esta misma cámara del Lane Assist es también la protagonista de la tecnología Front Assist. En este caso, se ocupa de detectar la presencia de los vehículos que nos preceden y determinar si la distancia de seguridad respecto a ellos es la apropiada. En caso de no ser así, avisa del hecho al conductor y realiza dos acciones: si el conductor no decelera, el vehículo lo hace por sí solo para mantener la distancia de seguridad; a la vez, prepara el sistema de frenos para una potencial frenada brusca. El conductor puede determinar el rango de distancia de seguridad sobre el que actúe el Front Assist. Nuestras pruebas han determinado un muy solvente funcionamiento en el que se aprecia tanto una gran discrección por parte del vehículo -parece que no hace nada- como de efectividad cuando ha de actuar.

Si este sistema Front Assist lo combinamos con el de control de crucero (fijar una velocidad para poder retirar el pie de acelerador) más la ayuda a la conducción Lane Assist, tenemos ante nosotros la confirmación de que se trata de la realidad más cercana a la conducción autopilotada. Con un agarre contundente del volante pero ‘dejándonos llevar’, incluso en las curvas, hemos podido recorrer unos 15 kms por autovía sin necesidad de otra intervención en nuestro vehículo más que cuando nos topamos con otro precedente que circulaba a una velocidad demasiado baja y, efectivamente, nos ‘invitó’ a cambiar de carril. En este caso sí, lo hicimos por nuestro propios medios y seguimos la marcha ‘pilotados’ por las tecnologías del Passat.

Volkswagen_Passat_2015_a_1

También queremos hacer mención de otras tecnologías interesantes y presentes en el Volkswagen Passat 2015:

Side Assist
Muy relacionada con la Lane Assist está la tecnología Side Assist. Un conjunto de sensores distribuidos por el parachoques trasero detectan la presencia de los vehículos en torno al nuestro y avisan de ello mediante señales visuales en los retrovisores con el fin de evitar colisiones. Muy útil para ocasiones de despiste y, principalmente, cuando un vehículo se encuentra en el llamado espacio de ángulo muerto, su funcionamiento ha sido siempre satisfactorio. Incluso creemos que en ocasiones se ha comportado demasiado ‘exagerado’, ya que las luces de aviso de presencia de un vehículo en el carril lateral se mantienen cuando éste casi nos ha superado. No es problema, todo lo que sea exceso en cuestiones de seguridad, bienvenido es.

Area View
Se trata de una de las tecnologías más espectaculares que hemos visto jamás en un turismo: ver todo lo que ocurre alrededor del vehículo desde la pantalla integrada en el salpicadero, sin más premisas que ir seleccionando el ángulo de visión. El ‘secreto’ son cuatro cámaras dispuestas en cada lado del coche, cuya combinación de perspectivas da lugar a escenas de una cobertura visual impactante.

Resulta muy útil para detectar la presencia o aproximación de coches, peatones u obstáculos en general y evitar así colisiones cuando, por ejemplo, estamos saliendo de un aparcamiento en batería o de una calle estrecha. Ciertamente ofrece una visión bastante detallada y de alta resolución. En el siguiente vídeo puedes ver una demo:

Mirror Link
La posibilidad de ver la pantalla del móvil en la del salpicadero del coche, no es una tecnología nueva, pero no en todos los casos funciona de manera satisfactoria. El VW Passat 2015 la integra de serie; sólo precisa conectar el smartphone mediante el cable estándar MicroUSB al puerto USB presente en el coche y esperar que ambos dispositivos se ‘entiendan’. Dicho y hecho, la pantalla de 7″ del salpicadero se transforma en un ‘espejo’ de la del móvil asociado y podrás operar sobre una, que tendrá su traslación operativa en la otra. Aquí tienes una demo:

Digital Cockpit
El cuadro de instrumentos de la unidad Passat 2015 que hemos probado era 100% digital. Una pantalla de alta resolución que permite definir los contenidos según los gustos y necesidades: navegación, multimedia, teléfono manos libres, ordenador de a bordo, etc. Cabe decir que el nivel de detallismo en cuanto a dicha definición de contenidos y, por ejemplo, el ajuste del tamaño del velocímetro y contador de revoluciones, no llega a la precisión, casi invitando al capricho, del Digital Cockpit que porta el Audi TT 2015, que es absolutamente es-pec-ta-cu-lar. Pero esta versión del Passat, la verdad es que también impresiona; cuando regresas a los ‘relojes’ y ‘agujas’ analógicas de toda la vida, lo echas de menos…

No queremos terminar este reportaje tecnológico sobre los recursos en este sentido del Passat 2015 sin citar dos detalles que nos han parecido muy ‘gadget’ por su curiosidad. El primero se refiere a que en la citada pantalla del salpicadero, los menús de opciones, sea cual sea la interfaz, aparecen cuando acercas la mano para operar sobre ellos y se ocultan cuando la alejas. Una barra de sensores detectan la presencia de la mano y ‘ordena’ que los menús y opciones se muestren con una animación de deslizamiento. Una vez que has terminado de gestionarlos, desaparecen de similar forma. Lo mejor es que lo veas en el siguiente vídeo:

Más curioso aún, el Passat 2015 te recuerda que no te olvides del móvil cuando sales de su habitáculo y, si no lo encuentras, te lo localiza. ¿Cómo? Tienes un caso práctico en el siguiente vídeo:

 

 

 

publicidad

Escribe tus Comentarios