Sensores fotográficos Full Frame Vs. APS-C: La eterna disputa

Sensores fotográficos Full Frame Vs. APS-C: La eterna disputa

publicidad
18

Cada uno de los dos sensores fotográficos resuelve las escenas de distinta manera. Foto: SHUTTERSTOCK-ANDREY PRIYATKIN

El mayor dilema del fotógrafo es saber por cuál de los dos sensores fotográficos apostar…hasta hoy.

Las antiguas máquinas de película de 35 mm contaban con un negativo de formato 24×36 mm. Con la llegada de la fotografía digital se popularizaron los sensores fotográficos APS-C (Advanced Photo System type-C) con un ratio de 3:2 y un tamaño considerablemente menor, de aproximadamente 25×17 mm. El motivo fue que fabricar sensores más pequeños resultaba más barato y la tecnología de la época permitía integrarlos en cuerpos de cámara más compactos. No obstante, no tardaron mucho en aparecer los sensores Full Frame (de formato completo) con el mismo tamaño que tenían los antiguos negativos. En la actualidad ambos sistemas conviven en el mercado.

Sistema de objetivos

Es importante que tengas claro cuál de los dos sistemas es el tuyo, ya que con el tiempo terminarás invirtiendo mucho más en ópticas que en el propio cuerpo. Las lentes diseñadas para sensores fotográficos Full Frame son compatibles también con cámaras APS-C, mejorando en muchos casos su rendimiento óptico, ya que de este modo no utilizan para nada el borde de la lente que es la parte más delicada por construcción y donde se encuentran la mayoría de las aberraciones ópticas. En cambio, los objetivos Full Frame no pueden utilizarse en cámaras de sensores fotográficos más pequeños y muchas marcas no permiten ni siquiera encajarlos en las cámaras de este formato. Si tienes una cámara de sensor más pequeño, pero estás pensando en dar el salto a Full Frame, puedes ir comprando objetivos de este tipo que sean compatibles con tu equipo.

Desenfoque selectivo

SHUTTERSTOCK-ZOOM TEAM

SHUTTERSTOCK-ZOOM TEAM

Una de las mayores ventajas que proporcionan los sensores fotográficos de formato completo es su capacidad para lograr una menor profundidad de campo, con lo que los desenfoques selectivos tan codiciados por los fotógrafos resultan mucho más sencillos. Los sensores de menor tamaño facilitan una mayor profundidad de campo, aunque esto no supone necesariamente una ventaja, ya que todos los objetivos disponen de diafragmas muy cerrados. En contra, no es tan sencillo disponer de lentes muy luminosas.

Ruido del sensor y rango dinámico

La principal causa de aparición de ruido en los sensores fotográficos es la excesiva densidad de píxeles en el sensor. Los de mayor tamaño permiten que los píxeles sean a su vez más grandes y, por tanto, que estos capten mejor la luz en el mismo tiempo de exposición, de manera que la relación señal-ruido que consiguen es mucho menor. Esta concentración de los píxeles permite utilizar sensibilidades más elevadas sin que produzcan ese desagradable efecto de pérdida de definición y grano digital.

Este es el motivo por el que a igualdad de megapíxeles, las cámaras Full Frame soportan mucho mejor las sensibilidades más elevadas, y por el que pueden crearse sensores con muchos más megapíxeles con una gestión de ruido parecida. Al alojar píxeles de mayor tamaño se mejora el rango dinámico, ya que cada uno de ellos aprovecha mejor la luz y, por tanto, su gama tonal es más amplia y precisa.

Tamaño de ampliación

SHUTTERSTOCK-DOMJAVES

SHUTTERSTOCK-DOMJAVES

Un sensor de formato completo permite mayores tamaños de ampliación de fotografías con menor pérdida de calidad, ya que si por ejemplo quieres realizar una copia de 500 mm de lado mayor, un sensor Full Frame tiene que aumentar su tamaño original unas 14 veces, mientras que el APS-C se ve obligado a hacerlo casi 21.

Por ello, muchos fotógrafos profesionales deciden optar por este sistema, ya que independientemente de la disciplina que practiquen, en muchas ocasiones tienen la oportunidad de exponer sus obras o venderlas y, en ese caso, precisan la mayor calidad de impresión posible.

Factor de multiplicación

Este es probablemente de los pocos puntos técnicos donde las cámaras APS-C presentan ventajas. Un tamaño del sensor menor produce un recorte natural de la fotografía que hace que nuestro fotograma registre menor parte de la escena y, por lo tanto, ésta aparezca de un mayor tamaño. El factor de multiplicación estándar en APS-C es de 1,5X (1,6X en Canon), de modo que un teleobjetivo que funciona como un 300 mm en formato completo se comporta como un 450 mm en una cámara APS-C. Esta es la razón por la que la mayoría de aficionados a la fotografía de fauna, que necesitan la distancia focal más larga, apuesta por las cámaras de sensor APS-C de la gama más elevada.

Objetivos angulares

SHUTTERSTOCK-AARON AMAT

SHUTTERSTOCK-AARON AMAT

En este caso, el factor de multiplicación, en lugar de una ventaja presenta un inconveniente. Al multiplicar por 1,5X, montado en una cámara APS-C una lente de 12 mm pasa a ser de 18 mm. Fabricar objetivos muy angulares para APS-C es un problema porque aparte de que el precio se incrementa, la distorsión geométrica en las lentes es casi inevitable. Así, un 14 mm bien construido montado sobre una cámara Full Frame produce mucha menos distorsión óptica que un 8 mm de lentes curvas (que es la distancia focal equivalente que habría que utilizar en APS-C para conseguir la misma foto).

Precio del equipo

El principal motivo por el que no todos los fotógrafos optan por el sistema Full Frame es por su elevado coste. Una cámara Full Frame puede costar el doble que la APS-C de mayor gama, y dado que casi todos los fotógrafos pasan por una cámara de iniciación o gama media (donde no ha llegado aún el sistema de formato completo) es normal que en este segmento tenga un elevado nivel de consumo. El sistema Full Frame no sube el coste solo por el cuerpo de cámara, los objetivos de este tipo son mucho más caros y los sensores de este tipo son muy exigentes y requieren de ópticas de gran calidad para lograr un resultado adecuado.

Tamaño y peso

No hace mucho se asumía que las cámaras con formato Full Frame y sus objetivos tenían que ser más aparatosas y pesadas para alojar un espejo de mayor tamaño. Sin embargo, con la aparición de las CSC esto pasó a ser un mito. Algunas marcas han conseguido incorporar sensores Full Frame a cámaras compactas . Sí es cierto que en el campo de las cámaras DSRL, que aún incorporan espejo, el tamaño dependiendo del tipo de sensor es otro elemento diferencial.

Texto Daniel Santos 

publicidad

Escribe tus Comentarios