Las 12 reglas de la composición fotográfica

Las 12 reglas de la composición fotográfica

publicidad
Shutterstock_Andy Dean Photography

Las reglas de la composición fotográfica son muy importantes para mejorar nuestra técnica. Foto: Andy Dean Photography_Shutterstock

Cuando nos iniciamos en fotografía conviene aplicar estos principios en nuestras tomas

Más importante aún que dominar la técnica es conocer el lenguaje fotográfico. Algunas de las grandes fotografías que nos impactan y perviven en nuestra memoria pueden llegar a presentar ciertas carencias técnicas, pero es su composición lo que las convierte en especiales. A continuación explicamos las doce reglas de la composición fotográfica. La práctica nos lleva a interiorizar los cánones  y emplearlos de manera espontánea. Más adelante será nuestro criterio artístico el que nos advierta cuándo debemos seguir o no estas pautas.

1. Descentrar el motivo principal

Karina Uvarova_Shutterstock

Karina Uvarova_Shutterstock

Nuestro primer impulso cuando realizamos una fotografía es situar el motivo principal en el centro del encuadre. Sin embargo, nuestras imágenes mejoran considerablemente desplazando al protagonista a un lado del encuadre, rompiendo así esa tendencia a la simetría.

2. La línea del horizonte

Las reglas de la composición indican que debemos evitar que la línea del horizonte divida la fotografía en dos mitades iguales. Esto implica decidir si nos interesa más ganar espacio en el cielo o en la parte baja del encuadre. La línea del horizonte debe aparecer, por norma general, nivelada. En caso contrario, la escena se desequilibra y produce una sensación desagradable en la que aparentemente los elementos caen hacia un lado.

3. La regla de los tres tercios

Regla de los tres tercios Si dividimos el encuadre en tres partes iguales tanto longitudinal como transversalmente, nos encontramos con cuatro intersecciones que reciben el nombre de puntos críticos. Todo elemento que coloquemos en uno de ellos resaltará sobre el resto de la escena, ya que es ahí donde primero fijamos la vista.

4. Referencias de escala

Al realizar una fotografía, es fácil que perdamos la referencia del tamaño del motivo principal, ya que el espectador no tiene por qué saber con qué focal hemos disparado o a qué distancia nos encontramos. Una de las mejores referencias es la figura humana.

5. Diagonales y líneas de fuga

Shutterstock_Karin Claus

Shutterstock_Karin Claus

Siguiendo las reglas de la composición, incluir diagonales en nuestras composiciones es una buena idea, ya que las dotan de fuerza y dinamismo. Las líneas de fuga que convergen en un punto lejano crean una sensación de profundidad muy interesante. Las líneas que se internan en nuestra fotografía tienen, además, la facultad de dirigir nuestra mirada en esa dirección.

6. Contraste de color

Cuando compaginamos colores muy oscuros con otros muy llamativos resulta más fácil obtener imágenes impactantes.

7. Repetición

Hay muchas situaciones en las que podemos abstraer un grupo de elementos iguales en forma y color. Los resultados son siempre muy llamativos.

8. Dirección y perspectiva

Dicen las reglas de la composición que, según donde situemos la cámara, obtendremos diferentes efectos y sensaciones tanto de direccionalidad como de perspectiva. Podemos aprovechar para introducir elementos visuales en la toma que refuercen estas sensaciones.

9. Simetría

Smileus_Shutterstock

Smileus_Shutterstock

Aunque puede parecer una contradicción con la anterior regla de descentrar al sujeto, en ocasiones hay motivos que reclaman la simetría. Para que este tipo de fotos funcione, el motivo debe estar muy equilibrado en cuanto a peso visual. Por ejemplo, en la fotografía de un edificio abandonado, las imperfecciones y la puerta abierta ayudan a romper la simetría de la imagen y aportan un mayor interés a la toma.

10. Perder el miedo al espacio vacío

En ocasiones, ciertos elementos visuales con mucha fuerza pueden sostener grandes espacios vacíos en nuestras imágenes. No siempre tenemos que llenar el encuadre con multitud de motivos. Cuantos menos elementos tengamos, más fácil nos resultará realizar una composición acertada.

11. Formato cuadrado

El formato cuadrado exige otras recetas compositivas diferentes. La regla de los tres tercios no es aplicable en estas dimensiones, sin embargo, se presta mucho más a la simetría y a los elementos centrados. En general, el formato cuadrado nos transmite una mayor serenidad y sensación de equilibrio.

12. Buscar texturas

Songchai-w_Shutterstock

Songchai-w_Shutterstock

Fotografiar texturas nos permite abstraernos de la realidad sin la necesidad de tener que buscar en ellas formas específicas. Las texturas nos ofrecen resultados muy plásticos y expresivos.

Texto Daniel Santos 

publicidad

Escribe tus Comentarios