¿Qué objetivo es mejor?  Elige con buen criterio

¿Qué objetivo es mejor? Elige con buen criterio

publicidad

Super Foto Digital

Los objetivos son responsables en gran medida de la calidad y del impacto de nuestras fotografías. Hay dos grandes grupos de los objetivos, los de focal fija y los zoom. Además, existe una amplia variedad de modelos y de focales. Tener claro para qué sirve cada uno de ellos es fundamental para sacar el máximo partido a nuestra réflex.

shutterstock_Ollyy

shutterstock_Ollyy

La distancia focal de un objetivo es la que existe desde el centro óptico del mismo hasta el sensor, donde se enfoca la imagen. Sin embargo, lo verdaderamente representativo es que dicha distancia focal determina el ángulo de visión proporcionado por el objetivo y, por ende, la perspectiva que ofrecen los diferentes elementos incluidos en la escena. La distancia focal se mide en milímetros. Los objetivos de una focal fija cubre un desde el ojo de pez a los súper teleobjetivos de 600 u 800 mm. Los zoom son más todo terreno y ofrecen una amplia gama de focales. Según la distancia focal -en formato completo o 35 mm- podemos agrupar las lentes de la siguiente forma.

Objetivos de 20 mm o menos

Corresponden al tipo de grandes angulares extremos. Producen imágenes con un ángulo de visión muy ancho, apropiado para fotografías de paisajes. Los objetos ubicados cerca de la cámara pueden aparecer grandes y distorsionados.

Los objetivos ultra angulares proporcionan una perspectiva exagerada que produce fotografías muy impactantes. Shutterstock_Emin Kuliyev

Los objetivos ultra angulares proporcionan una perspectiva exagerada que produce fotografías muy impactantes. Shutterstock-Emin Kuliyev

Objetivos de 24 a 35 mm
Son considerados como angulares normales. Pueden utilizarse en paisajes, arquitectura, interiores o en cualquier situación en la que necesitemos un ángulo de visión ancho.

Los grandes angulares de 24 mm a 35 mm son muy apropiados para fotografía arquitectónica y de interiores. Shutterstock-Perov Stanislav

Los grandes angulares de 24 mm a 35 mm son muy apropiados para fotografía arquitectónica y de interiores. Shutterstock-Perov Stanislav

Objetivos de 50 a 80 mm
Son ópticas que ofrecen una perspectiva cercana a la que tiene el ojo humano. Algunos modelos poseen con una gran luminosidad (entre f/1.4 y f/2) son apropiados para disparar en condiciones de escasa luz ambiente y para retratos o pequeños grupos de personas.

Los objetivos de 50 a 80 mm proporcionan una perspectiva cercana a la del ojo humano. Son apropiados para fotografiar pequeños grupos de personas y retratos de cuerpo entero. Shutterstock-Valua Vitaly

Los objetivos de 50 a 80 mm proporcionan una perspectiva cercana a la del ojo humano. Son apropiados para fotografiar pequeños grupos de personas y retratos de cuerpo entero.
Shutterstock-Valua Vitaly

Objetivos de 135 a 300 mm
Son considerados como teleobjetivos medios. Se emplearse para retratos de primer plano, especialmente el 135 mm, y para reportaje. También existen modelos específicamente macro que van desde los 100 a 180 mm y que resultan idóneos para captar flores o pequeños seres vivos como los insectos.

 

 Para primeros planos suelen utilizarse teleobjetivos medios. Las distancias focales de 105 mm a 135 mm suelen ser las más apropiadas para este propósito. Shutterstock-Maksim Toome


Para primeros planos suelen utilizarse los teleobjetivos medios. Las distancias focales entre 100 y 135 mm suelen ser las más apropiadas para los retratos.
Shutterstock-Maksim Toome

Objetivos de más de 300 mm
Se emplean para fotografiar motivos muy alejados de la cámara como fauna salvaje, deportes, etc. Los teleobjetivos de largo alcance requieren, por su volumen y peso, el uso de un trípode, una velocidad de obturación alta y de un mecanismo de estabilización de imagen.

Para fotografía de naturaleza, vida salvaje, y deportes resultan imprescindibles los grandes teleobjetivos de 500 mm o mayores. El el trípode o sistemas de estabilización son fundamentales para usar esta clase de objetivos. Shutterstock-Eremin Sergey

Para la fotografía de naturaleza, vida salvaje y deportes resultan imprescindibles los grandes teleobjetivos de 500 mm o mayores. El el trípode o un buen sistema de estabilización de imagen son fundamentales para usar esta clase de objetivos.
Shutterstock-Eremin Sergey

Focal fija o variable

Los objetivos zoom producen una magnificación variable de la imagen que, en muchos casos, proporciona una gran comodidad a la hora de seleccionar el encuadre. En tiempos de la fotografía analógica, las ópticas fijas eran las que mandaban, ya que ofrecían una calidad de imagen superior a los zoom, además de grandes aperturas para fotografiar con poca luz o desenfocare el fondo. Sin embargo, actualmente esto ha cambiado radicalmente y los zoom de gama media-alta ofrecen una gran resolución capaz de satisfacer a los fotógrafos profesionales. Los sensores son capaces de trabajar con luz escasa pero encontramos otras consideraciones para escoger entre una óptica fija y un zoom.

18-shutterstock_humpkin

Los modernos zoom cubren un rango de focales impresionantes con una gran calidad de imagen.

Polvo: El cambio de óptica representa casi siempre inconvenientes, como el de tener que prevenir la entrada de polvo al sensor.

Compacidad: Los zoom modernos permiten un abanico de focales muy amplio. De esta forma, dos objetivos de focal variable, uno de 170-500 mm y otro de 18-200 mm bastarían para cubrir todas las focales comprendidas desde un gran angular hasta un teleobjetivo extremo.

Peso: En el otro lado de la balanza está el volumen, ya que un zoom de gama alta es mayor y más pesado que un objetivo de focal fija. Apertura / Precio: Los zoom luminosos, con grandes aberturas, por ejemplo f/2.8, tiene precios muy elevados. Las ópticas fijas con la misma o mayor luminosidad son más económicas.

Distancia mínima de enfoque: Los objetivos de focal fija suelen enfocar más cerca que los zoom, dado que en aquellos es más fácil extender menos elementos agrupados para conseguir enfoques a cortas distancias. Además, accesorios como duplicadores o lentes de aproximación, funcionan mejor con ópticas fijas.

 Shutterstock-GV Para macrofotografía son preferibles objetivos de focal fija, dado que proporcionan una mayor ampliación de la imagen y una menor dispersión de la luz. Shutterstock-Sergey Yechikov

Para macrofotografía son preferibles objetivos de focal fija, dado que proporcionan una mayor ampliación de la imagen y una menor dispersión de la luz.
Shutterstock-Sergey Yechikov

Para macrofotografía: La mayoría de los objetivos macro tienen focales comprendidas entre 50 mm y 180 mm, si bien los 105 mm son los más versátiles. Es cierto es que existen algunos zoom que tiene la capacidad de una gran aproximación, pero nunca alcanza el factor de ampliación 1:1. Si nuestro propósito es la macrofotografía debemos escoger un objetivo de focal fija específico para esta disciplina.

 Texto Benito R. Mallol

publicidad

Escribe tus Comentarios