iPhone 6 y 6 Plus: ¡Ya los tenemos! Primer contacto

iPhone 6 y 6 Plus: ¡Ya los tenemos! Primer contacto

publicidad

SAMSUNG CSC

 Sorprenden. Y de qué manera. Acostumbrados desde hace –muchos- años al ‘tamaño móvil-Apple’, las primeras sensaciones que te genera el iPhone 6 son de desconcierto. Extrañeza que se acrecienta con el 6 Plus, del que incluso llegas a dudar que sea de la misma marca que el 5s. Superado el primer impacto y tras 12 horas inmersos en su funcionamiento, aquí van las conclusiones de Gadget divididas en 10 puntos clave.

1.- Tamaños: 100% acertados
El ecosistema iPhone comprende ahora un modelo para cada gusto o necesidad de pulgadas. Dijo Jobs en su día que no entendía un smartphone en el que el dedo pulgar no llegara cómodamente hasta cada uno de sus extremos. Fue hace tiempo y las modas han cambiado mucho. Quizá en su homenaje, los nuevos iPhone 6 y 6 Plus permiten, tras dos toques del botón frontal, desplazar la mitad superior de la interfaz hacia abajo para que dicho pulgar mantenga su ‘cometido’. Una buena y eficaz idea.

2.- Construcción: 100% premium
Es una cualidad que ha acompañado al icónico iPhone desde que adoptó el metal y el cristal, y ahora no es el momento ni hay razón para abandonarla. El cristal (vidrio pulido) se centra sólo en la pantalla y casi todo el dorso es metálico (aluminio anodizado y acero inoxidable). La fusión entre uno y otro es un increíble ejercicio de ingeniería, mientras que las leves curvas en los extremos del cristal ofrecen un guiño de sofisticación. El tacto que transmiten el iPhone 6 y el iPhone 6 Plus es soberbio. ¿Que si se doblan al forzarlos? No lo hemos probado, pero es una lógica física de cajón.

iPhone-6-amp-iPhone-6-Plus

3- Diseño: Espectacular
Si el 5s te parecía fino (7,6 mm), el iPhone 6 sólo muestra 6,9 mm de grosor (pulveriza con ello el récord en su categoría), mientras que el grandote 6 Plus sólo añade 0,2 mm más. Sí, son ultrafinos y muy ligeros (129 y 172 gr respectivamente), pero no transmiten la impresión de que se te van a caer en cualquier momento gracias a una adecuada distribución del peso. Las nuevas formas redondeadas son suaves a la vez que contundentes; les sientan muy bien.
Otro detalle que ‘impacta’ es que el objetivo de la cámara posterior sobresale de la superficie, es decir, del perfil, de tal forma que si lo depositas sobre una mesa… Cojea. Como conclusión en este apartado de diseño, decir que, aunque se mantiene el 5s a la venta, basta con tomar uno y otros para advertir que los ojos se magnetizan hacia los modelos 6. De repente, parece como si la fisonomía del iPhone 5s se hubiera quedado ‘trasnochada’.

4.- Rendimiento: Van sobrados
Mayor pantalla requiere más potencia general y gráfica en particular. Si un chip de doble núcleo a 2 GHz es suficiente para mover con solvencia esta estructura, para qué más. Es el caso de los móviles que nos ocupan. Efectivamente, tanto la navegación interna (menús, aplicaciones, multimedia, etc.) como la externa (conexiones e Internet en el más amplio sentido) fluyen de manera siempre satisfactoria. Dentro de seis meses te diremos si nos sigue pareciendo igual de eficaz, pero lo cierto es que hemos cargado al iPhone 6 y al 6 Plus con apps muy, pero muy, exigentes, solapadas con otras funciones en segundo plano, y no hemos tenido un solo percance.
También les hemos ‘sometido’ a una película de varios gigas de tamaño y con gran exigencia de resolución. Sin problema. Ojo, que esto ocurre tanto en el iPhone 6 (4,7”) como en el 6 Plus (5,5”), compartiendo ambos las especificaciones citadas de núcleos, GHz y RAM. Claro, el truco está en que este chip A8 común se ve aliviado porque otro compañero (M8) se ocupa de las misiones relacionadas con el movimiento del terminal-usuario. Fue una buena idea nacida con el iPhone 5s y en los 6 y 6 Plus se muestra excepcional. Sinceramente, no estamos en condiciones de decir, como afirma Apple, que la GPU de los 6 y 6 Plus es hasta 84 veces más rápida que la del primer iPhone; también asegura que es un 50% más veloz que la del 5s. Dado que la de éste es espectacular… Habrá que creérselo, pero no lo notamos; quizá sí empecemos a apreciarlo con las aplicaciones y los videojuegos que están en camino.

5.- Pantalla: Apuesta segura
Retina, como en los iPhones 5s y 5c, con un lógico aumento de píxeles hasta llegar a ser Full HD en el caso del 6 Plus. Poco que decir: se sigue viendo de maravilla bajo el Sol, reproduce los colores de manera muy natural, los contrastes continúan siendo óptimos y no se aprecia querencia por algún tono. Dicho esto, algunas aplicaciones necesitarán adaptarse a estas nuevas superficies. Que la interfaz principal del iPhone 6 Plus, la de los iconos, gire también si lo hace el terminal, es todo un guiño al escenario tablet.

camera

6- Cámara posterior: Importantes mejoras
Por calidad, inteligencia y versatilidad, la cámara del 5s es, sin duda, la mejor que había portado nunca un teléfono móvil. Hasta ahora, porque todo se puede mejorar; y Apple lo ha hecho en dos detalles: manteniendo la resolución –equilibrada en cuanto a millones y tamaño de los píxeles-, sendos sensores del iPhone 6 y 6 Plus son mucho más luminosos. ¿Funcionan? Nos situamos ante una misma escena con el 5s y el 6 y… Sí, se comporta mejor el ‘nuevo’ ante la escasez de luz.
En lo que se refiere a vídeo, la diferencia fundamental, y muy importante, entre las capacidades del 5s y del iPhone 6/6 Plus, radica en que ahora el enfoque es continuo, con lo que conseguimos vídeos siempre nítidos. La otra mejora, clips a cámara lenta hasta 240 fps, es, en una palabra, espectacular. Mira:

7.- iOS 8: Detalles interesantes
Ya con la actualización a 8.0.2 sobre la mesa para solucionar los problemas de iOS 8.0.1 (¡en qué momento!), creemos que la mejor virtud de esta nueva versión del sistema operativo móvil de Apple reside en la facilidad y rapidez para localizar y compartir fotos, contactos, mensajes, calendarios, etc., en el propio terminal, en otros equipos o en la nube.
En otro orden de cosas, nos parece ‘arriesgado’ seguir los consejos del sistema sobre la forma, contenido y tono de los mensajes según el tipo de destinatario (tu jefe o el colega de la infancia). Igualmente, aunque no es algo nuevo, queda ‘chulo’ eso de añadir sonidos a los mensajes.
Parte fundamental de iOS 8 es Salud (iHealth), la nueva app que monitoriza tu actividad física e informa sobre determinadas variables de tu condición física, que no es lo mismo. Por cuestiones de tiempo, lo hemos probado poco, pero sus resultados de cuantificación de pasos, por ejemplo, sin ser 100% rigurosos, tampoco se despistan demasiado.

8.- Conectividad: Bárbara… Con un –muy importante- matiz
El iPhone 6 y el iPhone 6 Plus vienen con los estándares 4G y WiFi de última generación. Y se nota. En una buena ubicación de redes inalámbricas de uno y otro formato, se navega a magnífica velocidad. Impresiona. El asunto NFC también entra dentro del apartado de conectividad, y aquí cabe preguntar por qué éste está capado en estos dos nuevos terminales. Sí, servirá para pagar vía Apple Pay (evidentemente, no lo hemos podido probar dado que no hay infraestructura en España), pero no permite emparejar los terminales con un altavoz, por ejemplo. Incomprensible.

9.- Autonomía: Falta comprobarlo
En este apartado, de momento, sólo podemos recurrir a las pruebas de autonomía que han realizado periodistas de los países donde llevan más tiempo testando estos nuevos iPhone. Sin ánimo alguno de crítica, algunos de estos colegas no se cortan a la hora de decir que los iPhone 6 y 6 Plus tienen una vida energética cotidiana mayor que las de los HTC One M8 y Samsung Galaxy S5. Menuda comparación. La conclusión general, vistas múltiples webs con estudios de ‘battery life’, es que no viene mal tener a mano el cargador a última hora del día. Bueno, como hasta ahora con cualquier iPhone. ¡Ah, insensatos, que su batería no se recarga en el microondas! (O eso creemos, porque no vamos a probarlo…).

10.- Lo que echamos de menos
Tan deportistas como son estos nuevos iPhone, y vamos a tener que tenerlos bien protegidos no sea que llueva mientras salimos a correr (y ojo con el sudor o el polvo). Qué decir de la resistencia a los impactos; sí, la menor presencia de cristal hace más robustos a los 6 y 6 Plus, pero transmiten una acongojante fragilidad en caso de caída. No, la moda de las IP en los terminales no va con Apple. Como es costumbre, ni rastro de ranura para tarjeta de memoria, radio FM ni una interfaz en la que se pudieran incrustar widgets. También recalcamos lo antes citado sobre el NFC ‘a medias’, y nos deja algo fríos que tampoco apuesten por la recarga inalámbrica.

Conclusión
Si ponemos en una balanza a un lado las virtudes y en el otro sus faltas, a las que sumar en cada platillo lo que subjetivamente cada cual añade, la conclusión de Gadget es que los iPhone 6 y 6 Plus (que perfectamente se pueden juzgar en conjunto) generan dos escenarios:

– Suponen un salto cualitativo dentro del ecosistema Apple porque avanzan, progresan, modernizan y superan a lo mejor que tenía la casa –léase 5s- en casi todos los aspectos técnicos, físicos y dinámicos.

Nos crean dudas si los comparamos con el escaparate general de los smartphones de muy alta gama, donde es obvio ubicarles. Físicamente no aportan novedades espectaculares (si acaso, su exiguo grosor, pero la construcción del HTC M8 y los Xperia Z está a la altura); en cuanto a la pantalla, los Samsung Galaxy S5, el reciente Note 4, el LG G3 y el citado One M8 les pueden tutear; dinámicamente, todos estos smartphone premium son espectacularmente rápidos y potentes; la app de Salud es tan atractiva, eficiente y rigurosa como en otros sistemas; y parece ser que andan a la par en cuanto a autonomía energética. Lo que no admite discusión es que los iPhone 6/6 Plus vuelven a adelantar por la derecha a todos estos súper-smartphones en el rendimiento de la cámara (aunque acechan los últimos ‘Nokias’) y conectividad 4G/WiFi. No nos parece oportuno comparar iOS con Android porque en este punto, más que en ningún otro, el gusto subjetivo es crucial; ahora bien, es digno reconocer que la versión 8 de iOS tiene detalles muy interesantes, como hemos explicado. Las estupendas expectativas de Apple Pay es otro gran –muy grande- tanto a favor de los nuevos iPhone.

Dicho lo cual, ¿me cambio a un 6/6 Plus si tengo un…?
iPhone 4s o anterior: Estás tardando.
iPhone 5c: Sí, a menos que prefieras el tacto plástico.
iPhone 5s: Aunque te sigan gustando sus 4”, puedas usar iOS 8 y no te atraiga Apple Pay, te recomendamos que dediques unos minutos, al menos, al iPhone 6. Comprueba su cámara y conectividad 4G/WiFi mejoradas, así como lo cómodas que resultan sus 0,7” de más para vídeos y navegación. Todo ello por muy poco tamaño de más e, incluso, menor grosor. Luego, decide.
Smartphone premium Android/Windows Phone: Las experiencias de usuario no son tan distintas en un entorno o en otro. Son muchísimos los casos que se felicitan por haber dado el salto de uno a otro, y de otro a uno. Valora Apple Pay y ten en cuenta que el Apple Watch está en el horno.

publicidad

Escribe tus Comentarios