Cómo fotografiar coches clásicos: Trucos y consejos

Cómo fotografiar coches clásicos: Trucos y consejos

Fotografiar coches clásicos

Trucos y técnicas para fotografiar coches clásicos. Foto Kisov Boris – Shutterstock

Los vehículos antiguos molan, pero fotografiar coches clásicos es aún mejor. Compruébalo

Resulta evidente el magnetismo que ejerce fotografiar coches clásicos. Podemos beneficiarnos de este encanto natural que les confiere su esencia retro y sus cuidadas formas, pero no hay que olvidar que, aunque el motivo sea atractivo, nuestras fotos pueden potenciar esa sensación o, por el contrario, minimizarla. Siguiendo unos sencillos consejos logramos que el resultado sea muy satisfactorio.

Fotografiar coches clásicos

Foto: TopSeller – Shutterstock

Conseguir un coche clásico

Aunque hay muchos particulares que poseen algún coche clásico restaurado, su mantenimiento es muy caro y su conducción requiere de cierta delicadeza que muchas veces solamente el propietario conoce. Por ese motivo, es muy difícil que encontremos a alguien que nos alquile un vehículo sin conductor para nuestro uso. Si tenemos la suerte de conocer a alguien podemos ofrecerle una buena sesión de recuerdo de su vehículo a cambio de que nos de la ocasión de inmortalizarlo.

Afortunadamente, existen empresas especializadas en alquiler de vehículos con conductor. Contratar un coche durante unas cuatro horas es suficiente y no nos saldrá excesivamente caro, sobre todo si compartimos el gasto con algún otro compañero. La ventaja es que en algunas empresas el chófer está acostumbrado a tratar con fotógrafos y facilita enormemente la tarea. Esto es una ventaja enorme, ya que nos permite estar exclusivamente concentrados en el trabajo.

Elegir la localización para fotografiar coches clásicos

Es muy recomendable que planeemos la sesión con antelación eligiendo los fondos que mejor se adapten a nuestra idea. La belleza de un coche clásico requiere de una fachada antigua, o de un hermoso paisaje. En la elección del fondo hay que valorar que sea un emplazamiento donde no haya gente pasando que pueda estropearnos la toma. Asimismo, tenemos que considerar el punto de vista.

Hay que tener cuidado con los castillos y figuras arquitectónicas grandes, porque si no jugamos bien con la perspectiva podemos terminar teniendo un muro como fondo en lugar de reflejar la grandeza del lugar. Por otro lado, valoraremos si el tamaño relativo en que tenemos que situarnos es demasiado pequeño para nuestras pretensiones, o si consideramos el vehículo como un elemento accesorio a la fotografía. El interior de un taller mecánico con elementos “añejos” también es una buena idea. Igualmente, hay que estudiar cuál será la posición del sol a la hora que decidamos ponernos manos a la obra porque un contraluz puede llevar al traste todas nuestras ideas.

Fotografiar coches clásicos

Foto: Predrag Sepelj

Puntos de vista

La forma más habitual utilizada para fotografiar coches clásicos, es la posición tres cuartos, en la que el faro delantero queda en diagonal con nuestra cámara. La utilizamos para realizar nuestras mejores tomas, pero no descartamos captarlo desde otros ángulos. Podemos completar un buen reportaje fotografiando los detalles y cromados tanto interiores como exteriores. Es un buen momento para utilizar una óptica luminosa con el diafragma bien abierto, y dar importancia a la composición jugando con las diagonales y las formas geométricas. No hay que olvidar retratar el interior del vehículo con un ultra angular tipo ojo de pez que destaque aún más “el alma” y la belleza de la tapicería.

Iluminación

Aunque en principio empleamos la luz natural y aprovechamos los brillos que produce sobre la carrocería, logramos tomas mucho más dramáticas y espectaculares combinando la luminosidad de un amanecer o un atardecer con la iluminación artificial. Para ello necesitamos, al menos, un par de flashes con paraguas con potencia suficiente como para alumbrar plenamente el coche. Después de efectuar la medición de la cámara para que el cielo salga bien expuesto, colocamos los flashes de manera que no produzcan destellos excesivos.

Si la zona intermedia que no queda iluminada por el cielo ni por los flashes queda demasiado oscura, podemos levantar las sombras en el postprocesado. Tanto si decidimos utilizar iluminación artificial como si nos servimos de la luz del sol, tenemos que pensar que la carrocería actúa casi como un espejo, de manera que hay que evitar, en la medida de lo posible, salir reflejados en ella, aunque no siempre es posible.

Fotografiar coches clásicos

Foto: Ko Backpacko – Shutterstock

Equipo

Un angular zoom estándar puede ser nuestra herramienta principal, 24-70 mm en formato completo o 17-50 mm en APS-C. Para los detalles nos serviremos de un 70 mm o 50 mm luminoso y con una distancia de enfoque mínima que nos permita acercarnos a los motivos más pequeños. Un ultra angular nos resulta muy útil para abarcar el interior y magnificar la sensación de espacio.

Aunque los reflejos son inevitables a la hora de fotografiar coches clásicos, podemos relocalizarlos a nuestro gusto o hacerlos menos evidentes si utilizamos un filtro polarizador. A medida que giramos el filtro, los brillos cambian de posición, de manera que podemos colocarnos a nuestro favor.

Texto de Daniel Santos adaptado por Isabel González

Escribe tus Comentarios