Fotografía panorámica: Nociones básicas para empezar

Fotografía panorámica: Nociones básicas para empezar

Fotografía Panorámica

La fotografía panorámica es más sencilla de lo que, a priori, parece. Foto: Shutterstock-VOLODYMYR GOINYK

Para la fotografía panorámica no hace falta un equipo sofisticado

Cámara digital

En principio, cualquier cámara digital sirve para realizar fotografía panorámica. El único requisito exigible es que los mecanismos que regulan la exposición (velocidad de obturación, diafragma y sensibilidad ISO) sean bloqueables. Son preferibles aquellas cámaras digitales que funcionen en modo totalmente manual (mejor todavía si es una DSLR).

Ópticas

La lente ideal para estos menesteres es un zoom. Por supuesto, puede emplearse una lente fija, pero el zoom nos resulta de mayor utilidad en los emplazamientos donde nos es dificultoso movernos entre diversos puntos de vista.

Con el zoom ajustamos el tamaño de las ampliaciones de las fotos unitarias (suponiendo una misma escena) para lograr un cosido de mayor o menor número de elementos (variando consecuentemente la resolución final obtenida). Un zoom con distancias focales comprendidas entre 21 y 200 mm es un “todoterreno” para la fotografía panorámica que se nos ocurra.

Filtros

Nuestra recomendación es olvidarse de los filtros ópticos, sobre todo si a causa de su densidad nos producen un viñeteo en las esquinas de los fotogramas, de forma que “canten” las uniones entre ellos más de lo deseable (aunque el software se encargue de ocultarlo al máximo). Esta recomendación es extensible al filtro polarizador, ya que nos puede provocar saltos de densidades indeseables en las zonas del cielo.

Fotografía panorámica

En una fotografía panorámica con presencia ostensible de zonas de cielo, es importante no emplear filtros ópticos. Foto: Shutterstock-KHOROSHUNOVA OLGA

Trípode

Su uso es opcional en fotografía panorámica, pero está recomendado si buscamos los mejores resultados. Aunque cualquier trípode suficientemente rígido nos sirve, procuramos que el cabezal sea flexible para mover la cámara con facilidad de izquierda a derecha (o al revés).

Disparador de cable

El disparador de cable es opcional en fotografía panorámica, pero es aconsejable si queremos fotografías libres de vibraciones.

Cabezales panorámicos especiales

Cabezales de trípode con motor y otras delicatessen entrañan unas complejidades de uso y unos precios de compra que las convierten en poco accesibles para los aficionados en general, a no ser que deseen ganarse la vida en algún momento vendiendo sus trabajos. Por lo tanto, no están recomendados para una fotografía panorámica de nivel aficionado.

fotografía panorámica

Aunque el trípode es recomendable para la fotografía panorámica, hay casos en los que resulta indispensable, como en esta imagen con tiempos muy largos de exposición para conseguir una superficie marina sin olas. Foto: Shutterstock-BUBBLEDAN

Configurar la cámara

  • Exposición en modo manual: La parte más importante en fotografía panorámica es garantizar unas exposiciones coherentes entre los diferentes segmentos que las conforman. Independientemente de cómo sean de brillantes u oscuras las partes, las fotografías a unir deben tener la misma exposición. Para evitar posibles errores en este terreno, lo mejor es curarse en salud y disparar siempre en manual después de haber realizado una medición general y trasladarla a los controles de la cámara.
  • Enfoque manual: Otro problema muy común es intentar unir fotos con diferentes enfoques si se ha utilizado el modo de autoenfoque en todos los disparos. Aquí debemos medir la distancia a un elemento representativo de la escena y ajustar manualmente el mismo valor para toda la serie.
  • Sensibilidad ISO: También aquí debemos vigilar que la opción de ISO automática esté apagada y escoger una sensibilidad manual de partida entre ISO 100 y 200.

Escribe tus Comentarios