Fotografía de paisaje: Las claves del éxito

Fotografía de paisaje: Las claves del éxito

Aprendiendo fotografía

¿Qué factores influyen en la fotografía de paisaje? 

La fotografía de paisaje parece sencilla, pero no lo es. Descubre los factores que entran en juego y domínalos

Realizar tus primeros trabajos con éxito es relativamente sencillo, ya que si la hora del día y el encuadre son los adecuados, basta con presionar el botón de la cámara para lograr una toma bastante digna. Sin embargo, mejorar en fotografía de paisaje resulta complejo y, a menudo, los fotógrafos se quedan estancados en la primera fase. A continuación, te ayudamos a solventar este reto y te explicamos cómo puedes sacar el máximo partido a los fantásticos parajes naturales que visites.

Trípode

Utilizar un ISO bajo y un diafragma lo suficientemente cerrado obligan a emplear velocidades de obturación lentas. Para evitar que la imagen salga movida debes recurrir al uso de un trípode. Ten en cuenta que al pulsar el disparador puedes causar cierta trepidación en la foto, así que lo aconsejable es que emplees también un cable disparador.

Accesorios imprescindibles para fotografía

Foto: SHUTTERSTOCK-JEAN VALLEY

Filtro polarizador

Es un elemento indispensable que nunca debe faltar en la bolsa de un aficionado a la fotografía de paisaje. Su mayor virtud consiste en lograr un mayor contraste entre el azul del cielo –gracias a una mayor saturación de este tono- y el blanco de las nubes, que adquiere un gran protagonismo. El polarizador también satura y contrasta la escena, especialmente los tonos verdes y azules, así que trata de utilizarlo por sistema cada vez que tengas delante un paisaje. No obstante, la utilidad de este filtro no termina ahí, también tiene la capacidad de evitar los reflejos, algo que encontrarás especialmente útil para combatir la superficie reflectante del agua estancada y conseguir fotografiar lo que ocultan en su fondo lagos y estanques.

El filtro degradado/DN

A veces, la iluminación es tan intensa que, incluso empleando el ISO más bajo que permite la cámara y con el diafragma cerrado, resulta imposible seleccionar un tiempo de exposición lo suficientemente largo como para lograr los efectos anteriores. Resuelve este dilema colocando un filtro de densidad neutra sobre tu lente, ya que resta varios pasos de luz a la escena. Un juego de filtros degradados aparte resuelve el contraste entre la luminosidad del cielo y el primer plano del paisaje, logrando así la exposición correcta en todos los puntos de la escena.

Fotografía de paisaje

Foto: SHUTTERSTOCK-KAN_KHAMPANYA

Sensibilidad

Es fácil que algunas de tus obras de fotografía de paisaje termine decorando la pared de tu salón o el de una sala de exposiciones. Esas ampliaciones exigen una mayor pulcritud técnica. Para alcanzarla utiliza siempre la sensibilidad más baja que permita tu cámara, de ese modo evitas la aparición de ruido y maximizas la calidad de imagen.

Profundidad de campo

Una de las claves de la fotografía de paisaje reside en conseguir enfocar correctamente desde el primer plano hasta el infinito. Cuando empleas una focal angular ya tienes la mitad del trabajo hecho, pero aun así te ves obligado a cerrar el diafragma. Trata de utilizar diafragmas intermedios –comprendidos entre f/8 y f/11- pues es en estos valores donde cualquier lente presenta su mayor rendimiento óptico, el denominado punto dulce. Si utilizas un diafragma demasiado cerrado -f/22 por ejemplo- aseguras una gran profundidad de campo, pero a cambio la difracción hace su aparición empeorando su calidad y nitidez.

Lo más recomendable para garantizar una profundidad de campo suficiente es recurrir a la distancia hiperfocal que, dados una apertura y una determinada focal, te indica la distancia mínima a la que debes enfocar para que la profundidad de campo llegue hasta infinito.

Fotografía de paisaje

Foto SHUTTERSTOCK-JENNY STURM

Mejor con agua en el encuadre

Cascadas, ríos, lagos y costas son cuatro elementos que favorecen enormemente la fotografía de paisaje. Siempre que sea posible trata de que el líquido elemento esté presente en tus composiciones. Los lagos junto a bosques y montañas devuelven reflejos muy atractivos con buen resultado si compones utilizando la simetría.

Amanecer y anochecer

La puesta y salida del sol tiñen el horizonte de unos colores mágicos, casi oníricos, capaces de convertir cualquier discreto paisaje en una obra de arte. Deja la pereza en casa y madruga, o sal con tu cámara al atardecer para plasmar esta luz en el sensor de tu cámara.

El sol sale por el Este y se oculta por el Oeste, trata de encuadrar directamente el punto cardinal que corresponda a la hora y paisaje elegidos. Las mejores fotos se logran cuando el sol no está en el encuadre –unos cinco o diez minutos antes o después de que este haga su aparición, o desaparezca por completo-. Para resolver el gran contraste de la escena en ese momento debes contar con un par de filtros degradados; si vas a incluir el sol dentro del encuadre utiliza entonces un filtro degradado inverso.

Cuida la composición

Fotografía de paisaje

Foto: SHUTTERSTOCK-ALEXANDER TIHONOV

Aunque la idea de que las normas artísticas son para romperlas está muy difundida, lo cierto es que las grandes fotografías se ciñen bastante a las reglas de la composición. En la medida de lo posible, trata de no centrar nunca el horizonte en el encuadre, y toma como referencia aproximada el tercio superior o inferior del cuadro para situarlo.

Si bien no todas las tomas de paisaje piden sujetos cercanos, en la mayoría de los casos encuadrar en primer plano un árbol, una roca, o una barca, es sinónimo de éxito. Los objetos situados en primer plano dotan de mucha más profundidad a las instantáneas, conducen al espectador hasta el final de las mismas, y convierten escenas anodinas en tomas mucho más audaces. Elige muy bien el lugar, la perspectiva, y el peso que va a tener el elemento cercano en tu encuadre, ya que de ello depende lo impactante del resultado final.

Horizontes rectos

Este es uno de los problemas más comunes de la fotografía de paisaje. Una vez hayas realizado la foto asegúrate de visionarla en la pantalla de tu cámara y, en caso de que la línea del horizonte esté inclinada, vuelve a realizar la toma. Una manera sencilla de evitar este inconveniente es colocar la cámara sobre un trípode y ajustarlo cuidadosamente orientándote con el nivel. Si tu trípode no dispone de este sistema hazte con un nivel de burbuja e incorpóralo directamente sobre la cámara.

 

Texto de Daniel Santos adaptado por Isabel González

Escribe tus Comentarios