Equipo fotográfico para viajar: ¿Qué necesitas?

Equipo fotográfico para viajar: ¿Qué necesitas?

Equipo fotográfico para viajar

Equipo fotográfico para viajar. Foto: SHUTTERSTOCK- SDECORET

¡No te lamentes este verano! Conoce qué debes incluir en el equipo fotográfico para viajar

No hay nada peor que marcharse de vacaciones a un destino lejano y darte cuenta en el momento más inoportuno de que has olvidado algún detalle de tu equipo fotográfico para viajar, hecho que será capaz de estropearte un inolvidable momento fotográfico. A continuación, te damos unos cuantos consejos para que no te aflijas este verano.

Memoria, de sobra 

Lleva siempre contigo un buen número de gigas en tarjetas de memoria, recuerda que no siempre te será posible descargarlas durante el viaje, así que cuantas más mejor, ya que en muchos casos las tendrás que utilizar como medio de almacenamiento de todos tus esfuerzos fotográficos. Como norma general, es aconsejable que en tu equipo fotográfico para viajar lleves siempre al menos tres tarjetas de 8 GB, una en el interior de la cámara, y dos más en algún bolsillo de la mochila o bolsa.

Equipo fotográfico para viajar

Foto: SHUTTERSTOCK- FFOVAS

Recuerda que cuantos más MP tenga tu cámara mayor será el espacio que ocupe cada toma, así que si tienes una cámara de 24 o 36 MP lleva memorias de mayor capacidad en tu equipo fotográfico para viajar. Si vas a llevar un ordenador portátil descarga  tus fotografías desde tu cámara con el cable USB. En caso contrario, es útil llevar un disco duro portátil autoejecutable donde descargarlas. No borres las tarjetas después, ya que así tendrás dos copias y la probabilidad de pérdida disminuirá considerablemente.

Si te faltan tarjetas ya tendrás tiempo de reutilizarlas si es imprescindible. Si necesitas más espacio no debería suponer un gran problema encontrar memorias en un gran almacén o en pequeñas tiendas de electrónica, informática o fotografía.

A tope de energía

Otro elemento imprescindible en tu equipo fotográfico para viajar es la energía, en forma de pilas o baterías. No olvides nunca incluir el cargador, ya que tendrás que darle mucho uso, y lleva al menos siempre una batería -o juego de pilas- cargada de repuesto. Si viajas a un destino donde preveas que vas a tener problemas de acceso a una toma de corriente, entonces lleva tantas baterías como creas que vas a necesitar y trata de ahorrar energía en actividades, como la limpieza automática del sensor, el visionado de fotografías…

Si viajas al extranjero en muchos destinos necesitas adaptadores de corriente específicos. Trata de llevar uno por cada aparato electrónico con el que viajes, y no lo dejes para última hora ya que en destinos como Estados Unidos a veces es una odisea encontrar uno. Si a pesar de todo lo olvidaste, trata de preguntar en la recepción del hotel (en muchos sitios te prestan uno sin problema, aunque no en todos tienen). Se encuentran también en alguna tienda del aeropuerto, o de complementos de artículos para viajeros a un precio, eso sí, bastante mayor.

Siempre limpio…

Equipo fotográfico para viajar

Foto: SHUTTERSTOCK- MEMEME

No olvides incluir una perilla en tu equipo fotográfico para viajar, muy útil para soplar de manera sencilla el polvo del sensor si este llegase a ensuciarse. Cuando utilices la perilla trata de no rozar el sensor, y hazlo en un lugar cerrado, lejos del polvo, aire y agua. Los paños de limpieza de lentes son, asimismo, muy útiles sobre todo si vas a fotografiar cerca de ríos y costas, o sitios donde la arena ensucie tus objetivos, como desiertos o playas.

Si estás acostumbrado a limpiar el sensor con algún tipo de sistema específico, es buena idea que lleves este material, especialmente si ocupa poco. Si por el contrario nunca lo has hecho, confórmate con soplarlo con una perilla y reserva esa experiencia piloto para cuando te encuentres en la seguridad de tu hogar, donde siempre puedes recurrir a un amigo o a un profesional de urgencia.

…y protegido

Si vas a viajar a un país tropical, o simplemente, a una zona lluviosa y tu equipo no está sellado y a prueba de lluvia, sería una pena que tuvieses que guardar la cámara cada vez que haya precipitaciones. Para evitarlo, hazte con una funda estanca que la mantenga protegida en todo momento e inclúyela en tu equipo fotográfico para viajar, ya que solo estará expuesta la lente, que tendrás que limpiar de gotas de agua de vez en cuando con un pañito específico. En el caso de que vayas a un lugar muy ventoso o visites un desierta utiliza la misma técnica.

La mayoría, en el fragor de un viaje, vamos con más prisa, tratamos nuestro equipo con menos delicadeza y accedemos a lugares más difíciles con tal de lograr esa fotografía donde quizás nunca volvamos. Esto hace que el índice de accidentes corra el riesgo de multiplicarse, por eso no está de más que protejas tus objetivos con filtros UV o Skylight, estos últimos dan a nuestras fotografías un tono ligeramente más cálido y agradable al ojo humano.

Cámaras al hombro

Equipo fotográfico para viajar

SHUTTERSTOCK- DJA65

Es un elemento esencial en un viaje, y depende de la cantidad de equipo que quieras transportar y del tipo de desplazamiento. Es muy recomendable que muevas tu equipo en una mochila o bolsa acolchada específica. Si vas a estar ubicado en un mismo alojamiento es aconsejable que lleves todo el equipo en una bolsa o mochila grande, y lleves otra más pequeña con la que cargar casi todo el día, llevando solo los elementos específicos que necesitemos.

Si por el contrario vas a viajar como mochilero, es casi imposible llevar otra bolsa, así que opta por una funda acolchada y una funda para cada objetivo y distribúyelas en tu equipaje, en lugares de fácil acceso.

En un caso intermedio, lo ideal es llevar una mochila de tamaño normal que, aunque sea específica para proteger tu equipo, presente un aspecto más convencional y que, además de cierto material (cámara, dos o tres objetivos, flash, baterías, filtros y tarjetas), tenga un cierto espacio para otros enseres como un bocadillo, un jersey ligero o impermeable, una guía de viaje… Respecto al tipo de bolsa la decisión es muy personal, ya que hay quien prefiere cargar el peso de manera uniforme a la espalda, o quien prefiere las bolsas del tipo de bandolera. Las últimas son mucho más ágiles a la hora de extraer el equipo.

Más vale prevenir

Si llevas una gran inversión, hazte un seguro que te cubra en caso de accidente, pérdida o robo. Te permite desplazarte con un peso menor a tus espaldas, sobre todo en destinos especialmente conflictivos. Los robos y caídas suceden, y suelen ser más habituales cuando viajamos. Por otro lado, ten en cuenta que si tu equipo no alcanza un cierto precio, puede salirte más caro asegurarlo durante un par de años que volverlo a comprar de nuevo. Así que deberías valorar esas opciones, porque estos seguros no son especialmente baratos. No los confundas con la garantía.

Volando voy

Si vas a viajar en avión asegúrate antes de salir de casa de que las dimensiones del equipo son las permitidas para el equipaje en cabina. Es muy desagradable que la tripulación insista en hacerte facturar el equipo (cuando lo más seguro es que llegue al destino golpeado y estropeado). Tu equipo debe tratarse siempre como equipaje de mano, a excepción – y solo a excepción- de que decidas que viaje en una maleta acorazada específica –este es un método utilizado por muchos profesionales que viajan con enormes maletas de equipo-. En caso contrario introdúcelo como equipaje de mano (respetando las medidas al prepararlo).

Equipo fotográfico para viajar

Foto: SHUTTERSTOCK- SSUAPHOTOS

Si vuelas en una compañía lowcost, donde los últimos en entrar en ocasiones no tienen espacio para su equipaje de mano y deben bajarlo a la bodega, insiste en que llevas equipo fotográfico muy frágil y valioso que debe viajar contigo en cabina, o de lo contrario llegará hecho pedazos .

Puedes facturar el trípode, siempre que lo lleves en el interior de una maleta y debidamente protegido envuelto en ropa o entre varias capas de esta. Al pasar por los rayos X, lo más normal es que no tengas ni siquiera que mostrar el equipo, pero de vez en cuando algún operario insistirá en revisar tus objetivos, baterías… uno a uno, pónselo fácil y explícale para que sirve cada cosa si ves que es oportuno. Esto agilizará el proceso. Una vez dentro de la terminal no pierdas de vista la bolsa de tu equipo, si es necesario llévala al servicio contigo, recuerda que no es solo su coste, son las fotografías que vas a tomar durante todo el viaje.

Texto Daniel Santos

Escribe tus Comentarios