¿Qué equipo necesito para practicar fotografía nocturna?

¿Qué equipo necesito para practicar fotografía nocturna?

publicidad

Estos son los componentes imprescindibles del equipo a la hora de hacer fotografía nocturna

Al igual que cualquier otra disciplina fotográfica, la captura de imágenes durante la noche requiere de ciertas nociones básicas sin las cuales resultaría imposible llevarla a cabo y obtener resultados satisfactorios. Si hace tiempo os dimos los consejos y trucos necesarios para ello, ahora os traemos el equipo básico para practicar fotografía nocturna. Pero no basta con conocer los componentes imprescindibles, sino que también debemos saber cómo emplearlos correctamente.

La fotografía nocturna, bien realizada, es una disciplina que da como resultado unas imágenes muy atractivas para el espectador. Lanzarse a ella es una aventura que no exige un equipo demasiado amplio, sin embargo, no pueden faltar cuatro elementos esenciales: el trípode, el cable disparador, el objetivo angular y las linternas.

Las largas exposiciones y la oscuridad hacen que cada uno de estos accesorios sea indispensable para lograr nuestro objetivo. La buena noticia es que es posible empezar a practicar con un material básico que no es excesivamente caro y que podremos ir mejorando con el paso del tiempo.

Imágenes sin trepidación

Si existe un accesorio en fotografía en el que merezca la pena invertir dinero, ese es sin duda el trípode, y en el caso que nos ocupa –el de la fotografía nocturna- es la herramienta básica que no puede faltar en nuestra bolsa o mochila. Este accesorio permite estabilizar la imagen y lograr, por tanto, fotos con tiempos de exposición muy prolongados, algo fundamental en esta disciplina.Trípode Benro

Los tres factores que debemos tener en cuenta a la hora de decidirnos por un trípode son su estabilidad, su peso y su altura. En primer lugar, es fundamental que sea muy estable porque, como hemos dicho, en fotografía nocturna empleamos velocidades de obturación de varios minutos. En lo referente a la altura del trípode, es aconsejable que, una vez desplegado completamente, nos llegue al menos a la altura de los ojos. Y como último factor debemos tener en cuenta el peso, puesto que tendremos que cargar con él.

Lo deseable es encontrar un trípode con un buen equilibrio entre estos tres factores, aunque esto supondrá un mayor desembolso, ya que un modelo estable y liviano siempre está elaborado con materiales muy caros. Si hay que elegir entre estabilidad y ligereza, debemos decantarnos por lo primero; en caso contrario, el propio peso de la cámara con el objetivo o el viento harán que nuestras fotos salgan trepidadas.

También conviene fijarnos en otras características del trípode, como la posibilidad de abrir más las patas en el último tramo para permitirte fotografías a ras del suelo o la inclusión de un gancho para colocar un saco de arena que mejore su estabilidad. En este sentido, es recomendable no subir la columna central del trípode al máximo -es donde mayor estabilidad pierde-, por lo que siempre es preferible extender las patas al máximo antes de subir esta columna.

Cable disparadorDisparo a distancia

El cable disparador siempre es importante cuando utilizas un trípode, pero en fotografía nocturna se vuelve imprescindible. Entre otras cosas, este accesorio permite bloquear el disparador en modo Bulb en la cámara. Aunque ya hay muchos equipos que ofrecen la posibilidad de accionar el disparador y desactivarlo presionándolo, corremos el riesgo de mover la foto cada vez que pulsamos el botón de la cámara.

A la hora de adquirir un cable disparador para fotografía nocturna, lo más recomendable es adquirir uno con intervalómetro, de modo que podamos programar un tiempo determinado de exposición para que la fotografía salte una vez trasnscurrido ese tiempo. También es posible hacer fotos sin intervalómetro, pero eso supone tener que cronometrarlo desde un smartphone o cualquier otro dispositivo. Ya existen aplicaciones móviles que hacen la función del intervalómetro, pero obligan a accionar la cámara manualmente con la ayuda de un cable disparador.

Gran campo de visión

En general, el tema más recurrente en fotografía nocturna es el paisaje y, por tanto, requiere el mismo tipo de óptica; es decir, conviene utilizar un objetivo angular en las tomas de paisaje nocturno, ya sean de naturaleza o urbanas. Un punto de vista angular deja espacio tanto para las estelas de los coches como para las estrellas y nos permite una mejor composición de los elementos en la escena. Además, una lente angular nos permitirá maximizar la profundidad de campo con una distancia hiperfocal menor.

Lo ideal es disponer de una lente muy luminosa con una gran abertura, sobre todo si queremos fotografiar las estrellas como puntos, una técnica que requiere de un tiempo de exposición no superior a un minuto y medio. En fotografía nocturna se suele cerrar el diafragma entre medio y un paso a partir de su valor inicial para ganar algo de nitidez aprovechando la construcción del objetivo. Por ejemplo, si hablamos de un objetivo que comienza en f/2.8, lo aconsejable es disparar a f/4.

Luz para guiar el caminoLinterna frontal Pelican

Para practicar la fotografía nocturna, es fundamental el uso de varias linternas: una frontal colocada en la cabeza nos servirá para iluminamos mientras cambiamos los parámetros en la cámara o buscas el equipo en la mochila; un puntero láser nos ayudará a enfocar en la oscuridad; y una linterna más grande y potente contribuirá a pintar con luz los árboles y objetos que deseemos resaltar en la toma nocturna.

A la hora de comprar una linterna, hay que escoger una u otra dependiendo del balance de blancos que vayamos a emplear en cada captura. También hay que tener en cuenta la potencia y la dispersión de la luz; lo ideal es que cuente con un zoom que nos permita concentrar más o menos la luz según nuestras necesidades o preferencias.

Existen dos tipos de linternas según su luz: las cálidas y las de tono neutro o azulado LED. En este sentido, si colocamos una temperatura de color cálida en la cámara y usamos la luz azulada de una linterna, el resultado será una luz blanca por la corrección de temperatura. Lo mismo ocurrirá si configuramos una temperatura de color fría y empleamos una linterna de luz cálida.

En el mercado es posible encontrar geles de colores que resultan muy útiles para cambiar la temperatura de color de tu iluminación, pero en ese caso es recomendable utilizar una luz LED blanca lo más neutra posible. Y un consejo básico pero fundamental: apaga el frontal antes de realizar tu fotografía para que no se cuele esa luz indeseada en la toma.

SIRAPHAT-SHUTTERSTOCK

SIRAPHAT-SHUTTERSTOCK

Protección y transporte

En fotografía nocturna, como en cualquier disciplina, es muy importante usar una mochila o bolsa fotográfica que tenga gran diversidad de compartimentos. De esa forma, podemos mantener ordenado el material para no perder ningún accesorio. Como estamos hablando de trabajar en condiciones de escasa iluminación, resulta de esencial conocer bien nuestro equipo y nuestra bolsa fotográfica para encontrar lo que buscamos durante la noche.

Tampoco hay que olvidarnos de cubrir la mochila con una funda de agua de un color llamativo para tenerla localizada, ya que el negro habitual de la mayoría de bolsas pasa desapercibido cuando no hay luz.

Texto DANIEL SANTOS MEGINA

publicidad

Escribe tus Comentarios