Cómo mejorar tus retratos: 10 tips imprescindibles

Cómo mejorar tus retratos: 10 tips imprescindibles

Las claves que debes dominar para saber cómo mejorar tus retratos. Foto SHUTTERSTOCK- PAULTARASENKO

Si quieres conseguir resultados profesionales, sigue estos 10 tips para saber cómo mejorar tus retratos

1- Utiliza focales desde 50 mm a 135 mm

Ahí va nuestro primer consejo para saber cómo mejorar tus retratos. Los objetivos angulares no son indicados para retratos, ya que deforman la perspectiva y hacen que las partes más cercanas del cuerpo parezcan mucho más grandes que las alejadas. Por ello, usa lentes con rangos focales comprendidos entre los 50 y 135 mm de manera que la perspectiva se comprima y todas las partes salgan proporcionadas. Estas focales otorgan una mayor facilidad a la hora de lograr poca profundidad de campo para desenfocar el fondo. Si al utilizar uno de estos objetivos el encuadre es demasiado cerrado, muévete hacia atrás en lugar de abrir el zoom hasta otras posiciones más angulares.

Foto SHUTTERSTOCK-COURTYARDPIX

2-Colócate a la misma altura que el retratado

Posiciona el centro de tu objetivo a la altura de los ojos del modelo. Si está sentado tienes que agacharte o ponerte de rodillas. Si por el contrario está en una posición elevada o es más alto que tú, súbete a algo, ponte de puntillas o eleva la cámara y utiliza la pantalla LCD para previsualizar la escena. Los puntos de vista picados (desde arriba) y contrapicados (desde abajo) son menos favorecedores y se emplean para fines muy concretos. El primero empequeñece al retratado y le confiere una sensación de inferioridad. A veces se emplea con los niños para acentuar la diferencia de tamaño. El segundo se utiliza para ensalzar al retratado.

3-Enfoca a los ojos

Otra pauta para saber cómo mejorar tus retratos -especialmente si vas a utilizar diafragmas muy abiertos-, es enfocar en la zona correcta, ya que si pierdes el foco en el ojo y lo sitúas en la oreja o en la nariz echas el retrato a perder. Sin embargo, si los ojos están enfocados, aunque la profundidad de campo no sea la suficiente, la foto da una gran sensación de nitidez.

Foto SHUTTERSTOCK-WRANGLER

4-Escoge el fondo cuidadosamente

En un retrato no solo cobra importancia el protagonista, el fondo es otra parte esencial de la toma y dice mucho sobre retratado y fotógrafo. Si eliges desenfocar el fondo trata de que este sea lo más uniforme posible y que su color juegue a favor de la composición. Así que trata de jugar con tonos que se repitan en la ropa o el color de ojos del retratado. En muchas ocasiones puede interesarte completar la información del retrato con un fondo enfocado que potencie la sensación de lo que quieres transmitir.

Foto SHUTTERSTOCK-DEVIANT

5-Utiliza el formato vertical

Existen tres formatos estándar: horizontal, vertical y cuadrado. En la disciplina que nos ocupa, el más empleado es el vertical, ya que la figura humana es alargada y nos permite llenar mejor el encuadre sin que sobre demasiado aire en los lados. En vertical, centrar al sujeto no supone ningún problema compositivo. No obstante, si empleas el horizontal trata siempre de descentrar al protagonista y llena el espacio negativo de la foto con algo interesante.

6-Deja algo de aire en la parte superior

Lograr que la fotografía respire es muy importante a la hora de encuadrar a tu modelo. Trata de que por lo menos en la parte superior de la imagen quede un espacio de fondo de aproximadamente una séptima parte del total del encuadre.

Recuerda que esta norma no es aplicable en primeros planos donde el encuadre es muy cerrado.

7-Elige bien por donde cortas

Cortar manos, pies o codos es antiestético. Aunque la mayoría de los planos nos obligan a recortar por algún lado, también están estandarizados y nos sirven de referencia para saber cómo hacerlo, mejorando así la composición de la toma. Para saber cómo mejorar tus retratos, ten en cuenta:

  • Plano general: El retratado aparece de cuerpo entero, hay que tener cuidado de no cortar los pies y dejar algo de aire en la parte superior.
  • Plano americano: Se llama así porque era el elegido en los westerns para mostrar las pistolas a la cintura. Este plano recorta la imagen por debajo de las rodillas. Puede realizarse uno similar que también da muy bien resultado cortando justo por encima de las rodillas.
  • Plano medio: A la altura de la cintura.
  • Plano medio corto: Desde la mitad del pecho hasta la cabeza.
  • Primer plano: Aparece solamente el rostro y los hombros.
  • Primerísimo primer plano: Es una toma muy íntima en la que se capta desde el final de la frente, recortando la parte superior de la cabeza, hasta la barbilla.

8-Coloca bien a tu modelo

Si los brazos van a salir en la foto y el reloj molesta a tu composición, pide a tu retratado que se lo quite. Lo mismo ocurre con gafas y cualquier otro complemento. Sugiere a tu retratado que adopte una pose con la que se sienta cómodo, pero que defina la imagen con la que quiere aparecer. Si tu retratado no es muy buen modelo, indícale cómo colocarse.

9-Controla la dirección de la luz

Foto SHUTTERSTOCK-LEKCEJ

La luz es decisiva a la hora de crear el ambiente en tu fotografía. Si te encuentras en una situación de alto contraste donde la iluminación del fondo es mayor que la que recibe el modelo, colócale de cara a la luz para que llegue uniforme. Si sitúas la fuente de luz detrás, consigues un contraluz donde la cámara no es capaz de registrar ningún detalle en tu retratado. Aprovecha este contraluz utilizando el sol como si fuese una luz de contra que incide a la espalda del modelo, de modo que logres un contorno de luz alrededor de su pelo y silueta, y aporta iluminación frontal con un flash. En cambio, si colocas la luz de manera lateral se produce un efecto muy cinematográfico donde la mitad de la cara queda más iluminada y la otra prácticamente sumida en sombras.

10-Escoge la calidad de la luz

Una de las cualidades de la luz es su calidad, que puede ser suave o dura. La luz suave produce retratos más favorecedores, donde se minimizan las marcas e irregularidades de la piel, así como los reflejos. La dura endurece las facciones, marca mucho las arrugas, aumenta el contraste y la saturación, favorece brillos, y aumenta el dramatismo de la escena.

Texto: Daniel Santos

Escribe tus Comentarios