Cómo hacer retratos de bebés y niños: Todas las claves

Cómo hacer retratos de bebés y niños: Todas las claves

publicidad
Vitalinka_Shutterstock

Los retratos de bebés y niños son una de las ramas de esta disciplina más emocionantes. Foto: Vitalinka_Shutterstock

Los retratos de bebés y niños son muy populares entre los aficionados

Retratos de bebés

Olesia Bilkei_Shutterstock

Olesia Bilkei_Shutterstock

Los retratos de bebés son muy populares entre los aficionados a esta disciplina. Algunas recomendaciones a considerar en este terreno son:

  • Ser generoso con el disparador, habilitando incluso el modo ráfaga como opción.
  • Variar los ángulos de toma. Los cambios de gestos espontáneos y expresiones durante las sesiones de retratos de bebés son bastante impredecibles, y conviene hacer una selección posterior.
  • Utilizar el macro y centrarse en pequeños detalles, como manos y pies. Contraponerlos a las proporciones de un adulto constituye un bello y socorrido tema.
  • En planos más generales, hay que enfocar a los ojos como en cualquier otro retrato.
  • Olvidarse del flash directo. Aparte de conseguir mejores tonalidades con luz natural, el flash directo a los ojos de los bebés es peligroso. Si aprovechamos la luz suave de una ventana tenemos una composición sugerente.
  • Un buen marco natural para encuadrar adecuadamente los retratos de bebés lo constituyen los brazos de la madre.

Niños pequeños

Conrado_Shutterstock

Conrado_Shutterstock

  • Dado que el control del posado de estos pequeños sujetos es poco menos que imposible, el mejor recurso es la paciencia y la psicología. Armado con ambas herramientas, y si es posible con la ayuda de un asistente, debemos buscar maneras y objetos que conviertan la sesión en un juego mientras aprovechamos el tiempo.
  • Dar rienda suelta al disparador para seleccionar las mejores imágenes posteriormente.
  • El uso de un teleobjetivo, aparte de proporcionar una buena perspectiva carente de distorsiones, nos ayuda a mantenernos a cierta distancia, no intimidando a nuestros protagonistas.
  • Disparar de pie provoca que muchas de las fotos tomadas ostenten una distorsión y proporciones antinaturales entre cabezas y pies de los niños. Para evitarlo, hay que agacharse para mantener el punto de vista más o menos a la altura de los ojos.
  • Realizar retratos de parejas o pequeños grupos nos ayuda a crear un clima adicional de confianza y relajación. Gozamos de buenas oportunidades plásticas analizando las interrelaciones que se establecen entre los pequeños.

Texto Benito R. Mallol 

publicidad

Escribe tus Comentarios