Fotografiar en la nieve, todas las claves

Fotografiar en la nieve, todas las claves

Fotografiar en la nieve. Foto: Creative Travel Projects. Shutterstock

Fotografiar en la nieve de forma correcta era una tarea complicada…hasta ahora. Foto: Creative Travel Projects. Shutterstock

La nieve adorna nuestros paisajes y, como buenos fotógrafos, es hora de retratarlos. Aprende cómo.

En fotografías que tengan como entorno la nieve, realizar una exposición correcta es imprescindible. En alguna ocasión hemos observado como escenas deportivas, familiares o de paisajes tomadas con abundancia de nieve aparecen con tonalidades grisáceas y carentes de vida cuando, en el momento de la toma, nos hallábamos realmente fascinados por el esplendor de las acciones en las que estábamos inmersos.

Integración de grises

Fotografiar en la nieve. Foto: Q-lieb-in-ShutterstockEn la mayoría de los casos, estos resultados tan tristes se deben a la utilización del modo de medición automático de la cámara y a no habernos preocupado por emplear ningún tipo de compensación de la exposición. Cuando dejamos que la cámara actúe por sí sola en las labores de medición, ésta trata de leer todos los tonos y colores que componen la escena y los integra en un valor de gris medio para calcular la exposición media.

El sistema es ideal para el 90% de las fotografías que realizamos habitualmente, pero en un 10% de las ocasiones el sistema hará aguas, más aún si nuestro nivel de exigencia fotográfica aumenta y apostamos por la creatividad y los temas más inusuales.

A pesar de los modos tan sofisticados de medición por zonas que podemos encontrar en las mejores cámaras modernas, fotografiar en la nieve es demasiado exigente debido a las condiciones extremas de contraste con que podemos encontrarnos, especialmente en días soleados. En tomas con abundancia de nieve, la cámara resalta los detalles en las zonas más vistosas, interpretándolas como las más amplias e iluminadas. Sin embargo, para fotografiar en la nieve esto es un problema, ya que reproducir detalles de la nieve soleada implica subexposición y pérdida de detalle en otras áreas como, por ejemplo, el rostro de personas que incorporemos a la composición.

Observa el dial

La mayoría de las cámaras disponen de un dial de compensación de la exposición para ser utilizado en estas circunstancias. Todo lo que tenemos que hacer para fotografiar en la nieve es girarlo a los valores de +1 o incluso +2 pasos (sobreexponer) para obtener un resultado más ajustado a nuestras expectativas a costa, claro está, de perder detalle en las áreas de nieve soleada.

Formato raw para fotografiar en la nieve

Fotografiar en la nieve. Foto: GoodMood Photo-ShutterstockSi la cámara que estamos utilizando tiene la posibilidad de emplear el formato raw, éste es un buen momento para empezar a utilizarlo, dado que proporciona un margen mucho más amplio que el JPEG para corregir fallos de exposición. Aunque sigue siendo mejor haber realizado una exposición correcta con la cámara, el procesamiento de un archivo raw nos permite salir del paso aún en el caso de no haber sido suficientemente finos a la hora de exponer y disparar. Dicha metodología se complementa con el análisis del histograma de cada imagen (debe aparecer compensado en los extremos), después de haber sido tomada.

Balance de blancos correcto

Otro aspecto que resulta problemático para nuestras cámaras automatizadas  a la hora de fotografiar la nieve es la consecución de un balance de blancos correcto. Nuestro consejo es utilizar el escenario de “flash” en vez de la configuración automática, ya que esa opción está diseñada para compensar la ligera tonalidad azulada del destello electrónico. De la misma manera podemos plantearnos la utilización de un filtro skylight con la finalidad de obtener una tonalidad más cálida, el empleo de un filtro óptico siempre significa algo de pérdida de calidad de imagen si estamos utilizando buenas y costosas ópticas en nuestra cámara.

El mejor control tonal lo obtenemos siempre en el momento del postproceso, sobre todo si hemos optado por el formato raw. Conviene no pasarse de la raya al intentar amortiguar azules en la nieve (sobre todo en las sombras), ya que podemos acabar con una nieve amarilla, que es todavía peor. Mantener una ligera y natural tendencia hacia el azul es lo mejor.

Composición en paisajes

Fotografiar en la nieve. Foto: Cattallina-ShutterstockA la vuelta de nuestra salida a fotografiar en la nieve es habitual encontrarse con fotos aburridas cuando, curiosamente, in situ el paisaje nos parecía realmente espectacular. Las grandes extensiones de nieve deben ser aderezadas con algún elemento (rocas, árboles…) que añada algo de contraste. La ubicación de ese elemento no debe estar centrada en el marco, sino que hay que cumplir con la regla de los tercios.

Tampoco debemos dividir en dos partes simétricas la imagen con la colocación del horizonte en la mitad perfecta. Siempre es preferible dedicar mayor espacio al cielo (si por ejemplo las nubes acompañan estéticamente en la composición), o a la tierra, teniendo en cuenta la colocación del sujeto principal.

Texto de Benito R. Mallol adaptado por Isabel González 

Escribe tus Comentarios