Trucos para que el cable del cargador dure más

Trucos para que el cable del cargador dure más

publicidad

Trucos para que el cable del cargador dure más2Conseguir que el cable del cargador dure más es uno de los retos de cualquier usuario. Una rotura en cualquiera de los dos extremos te deja sin posibilidad de cargar tu smartphone (u otro dispositivo). Pero con estos sencillos trucos (con vídeos), conseguirás mejorar la vida útil de tu cargador.

Todos queremos que el cable del cargador dure más. El desgaste que se produce por el uso, sobre todo en los dos extremos, puede acabar con este imprescindible accesorio. En marcas como iPhone, las roturas son tan constantes que han generado muchas críticas y soluciones muy creativas por parte de los usuarios. Si no tienes ganas de comprarte un cargador nuevo, o eres de los que los pierde contínuamente, seguro que te interesan estos tres trucos para lograr que el cable del cargador dure más.

1. Proteger el cable en sus extremos

El primer truco es bastante sencillo. Con un muelle de los que vienen en el mecanismo de los bolígrafos cuya punta sale pulsando el botón de su parte superior, se rodea el cable en su borde. Se logra así mayor rigidez en el extremo, donde el cable es más susceptible de romperse si se dobla con frecuencia. Para mayor seguridad, lo ideal es usar un muelle en cada uno de los extremos del cable del cargador.

2. Recubrir todo el cable

Nuestra segunda propuesta para lograr que el cable del cargador dure más sólo implica algo de maña y una longitud importante de cordón (que se puede comprar en una mercería o similar). Simplemente anudando se consigue un cable mucho más complicado de romper. Mira el vídeo para ver exactamente cómo se hace.

3. Quitarle tensión

Convertir tu cable convencional en uno similar a los que llevaban los teléfonos fijos, y que algunos todavía llevan, es interesante para evitar que se acabe rompiendo por la tensión, y también para tenerlo más recogido en el caso de que sea de los largos. Para este truco se necesita un secador de pelo y un bolígrafo o lápiz, además de algo de cinta aislante o cinta adhesiva. Sólo hay que enrrollar el cable alrededor del boli con tensión y luego apuntar con el chorro de aire caliente del secador al cable durante dos minutos (mucho cuidado con pasarse) para que adquiera una nueva forma.

publicidad

Escribe tus Comentarios