Sennheiser anuncia un amplificador destinado a gamers profesionales

Sennheiser anuncia un amplificador destinado a gamers profesionales

Con un llamativo diseño, el último amplificador de Sennheiser ofrece un intuitivo manejo y una experiencia auditiva inmersiva 7.1

Pensando específicamente en el competitivo mundo de los eSports, Sennheiser ha presentado un nuevo amplificador para microauriculares de gaming. El GSX 1200 PRO destaca por incorporar un innovador algoritmo de sonido envolvente 7.1 que proporciona una experiencia auditiva totalmente inmersiva.

Sennheiser GSX 1200 PRO A ello se añade un diseño robusto y llamativo, su compatibilidad con PC y Mac, y la posibilidad de realizar ajustes independientes para el juego y las conversaciones, además de las múltiples opciones que ofrece su panel de control. Entre ellas, destaca la conmutación entre altavoces y auriculares sin necesidad de desenchufar ningún cable.

Como ha sido creado para jugadores profesionales, el amplificador Sennheiser GSX 1200 PRO incorpora características a la altura de los torneos más importantes. Por ejemplo, dispone de la función “chat link”, que permite conectar hasta ocho amplificadores entre sí para disfrutar de una comunicación sin latencia con cableado fijo.

DAC integrado y pantalla intuitiva

A la hora de crear este amplificador, Sennheiser ha integrado un chip DAC (digital a analógico) que se encarga de procesar la señal de sonido internamente, y no mediante la CPU del ordenador. Además, el GSX 1200 PRO proporciona un control preciso tanto del audio del videojuego como del audio de comunicación, facilitando el ajuste independiente de ambos.

Al margen de los ajustes EQ, también es posible adaptar los niveles de reverberación para modificar las sensaciones del usuario en los diferentes espacios físicos del videojuego, e incluso aumentar el audio de los altavoces para conseguir un mayor enfoque sobre los altavoces posteriores y frontales.

Sennheiser GSX 1200 PRO

Al igual que sus antecesores, el GSX 1200 PRO incorpora indicadores LED en color rojo sobre una pantalla táctil negra, cuya función es la de proporcionar información rápida e inmediata. Dicha pantalla, por cierto, está inspirada en los instrumentos empleados en los automóviles de altas prestaciones y en los aviones de caza.

Además, con el fin de ahorrar energía, es capaz de atenuar la iluminación cuando percibe que no hay movimiento cercano y volver a iluminarse en cuanto detecta que se aproxima la mano del usuario. También permite adaptar el tono local al instante, para que el usuario decida el volumen de su propia voz y pueda conmutar entre el audio del microauricular y los altavoces sin necesidad de desenchufar los cables.

El amplificador Sennheiser GSX 1200 tiene un precio de 250 euros.

Más información en la web de Sennheiser o en la web de Magnetron, su distribuidor en España.

Escribe tus Comentarios