Entrevistamos al primer humano ciborg

Entrevistamos al primer humano ciborg

publicidad

“A los humanos nos faltan muchos sentidos por descubrir. Los podemos integrar en nuestro cuerpo mediante tecnología”

 

Neil Arbisson Humano CiborgNeil Harbisson (Londres, 27 de julio de 1982) es el primer humano ciborg, reconocido por un gobierno, el británico. Nació con acromatopsia, una enfermedad visual que le impide percibir los colores; ve en escala de grises. En 2004, se implantó una antena en su cráneo, que sale por la zona occipital, y que le permite percibir los colores que vemos los humanos –y algunos más- previa traducción a notas musicales. También posee en su cabeza conexión a Internet.

Cuéntanos la tecnología que tienes implantada en tu cabeza y sobre la que llama la atención esa antena.
Yo escucho los colores, que me llegan a mi cabeza, a través de la antena, en modo de una vibración que se convierte en sonido. Cada nota musical o combinación de ellas, se corresponde con un color. En otras palabras, en función de cada nota musical, reconozco de qué color se trata.

¿Percibes más colores como un humano ciborg que un humano normal?
Si, pero, para mí, el color no es visible ni era mi intención que lo fuera. Ver en blanco y negro tiene muchas ventajas, como que veo mejor de noche que los que veis en color. Así es, los que vemos en blanco y negro poseemos visión nocturna, además, podemos ver a más distancia y las superficies de tipo camuflaje las detectamos más fácilmente. Y eso no quería cambiarlo. Por eso, yo he mantenido mi visión acromática y añadido un nuevo sentido aparte del tacto, el oído, etc.

¿La antena no podría ser menos aparatosa, estar más camuflada?
Puede ser como quieras, sí, podría tener otra forma.

Siendo así, ¿tiene alguna ventaja al estar tan visible?
Es lo más cómodo. Si miras a la naturaleza, ves insectos con antenas. Lo importante es que sea útil, no cómo se ve o cómo la gente va a reaccionar ante la antena. Además, es útil para poder percibir los colores que tengo detrás porque es flexible y la puedo girar. Mi objetivo no es esconder que tengo una antena, sino mostrar que tengo un nuevo órgano, de la misma forma que tengo ojos o nariz.

“Me han hackeado la conexión a Internet que tengo en la cabeza”

¿Cómo llevas que a tu paso la gente se gire, te mire…? Estás reconocido como humano ciborg pero, ¿se burlan de ti?
Hace 12 años que cada día la gente se ríe de mí, me señala, se burla y me llama de todo. No me afecta en absoluto, me da igual lo que la gente opine de mí.

De hecho, dedicas parte de tu tiempo a explicar, como es esta ocasión en colaboración con Toyota España, que esta tecnología que llevas es en sí un avance, no es un ejercicio de frikismo.
Yo no llevo tecnología, yo soy tecnología. He decidido integrar un nuevo órgano sensorial en mi cuerpo para crear un nuevo sentido. Y es que los humanos podemos decidir cómo queremos percibir la realidad, cómo queremos diseñar nuestro cuerpo y diseñar nuestros sentidos. En mis conferencias, hablo de las posibilidades que tenemos todos de diseñar qué especie queremos ser. Porque podemos escoger qué sentidos queremos añadir o qué órganos queremos tener. Esto no acaba más que empezar: en los años 20 vamos a asistir a una trans-especie, el hecho de convertirnos en otra especie.

Neil Arbisson Humano Ciborg

Entonces, ¿qué elementos técnicos tienes en tu cabeza?
Tengo cuatro implantes, dos para sujetar la antena al hueso, que se fusiona con él, otro es un elemento que vibra en función de las ondas de luz que reciba la antena y el cuarto implante es una conexión a Internet para poder recibir información no de la antena sino de cualquier dispositivo que pueda mandar imágenes. Mediante un móvil, me pueden enviar imágenes que llegan directamente a mi cabeza.

El resto de los humanos llevamos Internet en el móvil, quizá en el reloj, pero tú lo llevas integrado en tu cabeza.
Me permite, por ejemplo, recibir colores de otras partes del mundo. Mis amigos me pueden mandar vídeos de donde se encuentren y compartimos el sentido del color y otras experiencias. También me permite percibir los colores del espacio y conectarme a satélites, lo que me convierte en un astronauta sensorial. Soy un ciborg explorador del espacio.

Neil Arbisson Humano Ciborg

Pero, ¿llevas una tarjeta SIM, un micro router junto al cerebro?
No, ese módulo se conecta a mi móvil por bluetooth para extraer de él la conexión a Internet y transmitirme los datos.

Esas imágenes que recibes, ¿cómo las percibes?
Por ejemplo, si alguien me manda un vídeo –sólo pueden ser vídeos, no fotos- de una puesta de sol en directo  desde Australia, de manera inmediata yo escucho los colores de esa puesta de sol. Si me mandan colores por la noche, influyen en los colores de mis sueños.

Neil Arbisson Humano Ciborg

Me quieres decir que quien te envíe imágenes cuando estás dormido, ¿puede influir en tus sueños?
Efectivamente, y así ocurre.

Alguien con mala fe te puede enviar una imagen para generarte tristeza a propósito.
Sí, de hecho, me han hackeado. Gente que no tiene mi permiso, me ha mandado colores a mi cabeza pero en ningún caso ha sido una experiencia negativa. Si llegara a serlo, corto la comunicación a Internet y ya está.

“Soy un ciborg porque no siento la diferencia entre mi cerebro, la tecnología que tengo implantada y mi software”

Percibir colores que hay donde no te encuentras, ¿es la génesis de poder estar en otro sitio distinto a donde estás físicamente?
Utilizar Internet como un sentido, como una extensión sensorial, no como una herramienta, es lo que vamos a experimentar este siglo. Nos va a permitir poder estar en dos sitios a la vez. Cuando podamos imprimirnos en 3D a partir de nuestro propio ADN, podremos tener otros cuerpos propios en, por ejemplo, Marte. Utilizaremos Internet para conectarnos con ese cuerpo y poder tener nuestros sentidos allí, pues notaremos que estamos allí. Esto es lo que entiendo como explorar otros planetas.

Neil Arbisson Humano Ciborg

¿Cómo es la vida real para una persona que percibe más colores que los demás?
Yo no me comparo con otros humanos, me comparo con otras especies animales. Para mí, es muy normal percibir infrarrojo y ultravioleta. Mi gato puede percibir infrarrojo… Como yo. Otras especies animales perciben ultravioleta, como las abejas. Yo también.

Me refiero a si la realidad, desde este punto de vista de mayor percepción, es diferente.
Diferente, sí, pero no superior. Diferente porque me conecta más a otras especies animales. Si veo que mi gato está mirando a una pared, miro yo y percibo infrarrojo, sé que el gato está percibiendo éso, no sólo la pared.

Los smartwatches, monitores de actividad, los gadgets inalámbricos, móviles súper dotados… Nos los ‘venden’ como tecnología integrada con el ser humano, ¿qué opinas?
Estos productos que mencionas se refieren a inteligencia artificial. Yo no estoy en ese campo, sino en el de los sentidos artificiales. Añadir un sentido al cuerpo te aporta una inteligencia muy personal. Mi apuesta es crear sentidos y que la inteligencia se cree en el cerebro, no que te la cree la tecnología.

¿En qué estás investigando en la actualidad?
Estoy trabajando en un sistema mediante el que la antena se moverá a través de un diente. Ahora tengo que usar mi mano para dirigirla de un lado a otro. Estoy creando un diente que, a través de bluetooth,  podrá controlar la antena. Será el Bluetooth Tooth.

¿En qué momento se encuentra ese proyecto?
En septiembre de este año presentaré el prototipo.

¿Cuántos sentidos nos falta por descubrir a los humanos?
Muchísimos. Los humanos tenemos sólo cinco órganos sensoriales pero tenemos muchos más sentidos: de la orientación, del equilibrio, de la gravedad, del humor, del tiempo… Que no tienen un órgano específico asignado. Podemos desarrollar tecnología para crear órganos sensoriales para ellos. Estoy desarrollando un prototipo para controlar mi sentido del tiempo. Más ejemplos de sentidos: capacidad para percibir magnetismo, electricidad, o percibir qué tenemos detrás sin tener que mirar. O el sentido sísmico; Moon Ribas [artista y activista ciborg catalana] tiene el sentido sísmico, puede percibir todos los terremotos del mundo.

——

Entrevista realizada el 13 de mayo de 2016 en Madrid, cortesía de Toyota España, que invitó a Neil Harbisson como imagen para el lanzamiento de su nuevo modelo Prius.


publicidad

Escribe tus Comentarios